La lucha por la legalización del aborto en Puebla

 

Luchar por los derechos y contra los prejuicios, no es sencillo

Nunca lo ha sido. Los derechos siempre se han tomado a fuerza de movilizaciones, protestas, organización, trabajo colectivo y esfuerzos para romper la doble moral, y la ley que  mantiene sistemas plagados de inequidad.

La lucha por que el aborto en Puebla sea ley, se ha trasladado a la arena política, dejando de lado lo sustancial del tema.

De por si el tema  enfrenta campañas virulentas de desinformación, basadas fundamentalmente en la moral que contradice la forma de vida de la sociedad.

Lo aparentemente correcto y los prejuicios suelen desplazar a la realidad.

En Puebla un grupo de feministas tiene al menos siete días  afuera del Congreso del Estado  para dialogar con los legisladores sobre la despenalización del aborto, que sea legal, seguro y gratuito, eso quieren.

Sin embargo los legisladores dicen que  la despenalización se definirá hasta el 7 de abril de 2021.

Parece que el conservadurismo se impone o el temor a enfrentar la profunda controversia social que suele desatar el tema.

En los lugares en donde se ha dado luz verde a la despenalización del aborto, las estadísticas confirman que  dejaron de morir mujeres en abortos clandestinos. Morían, por supuesto.

Ahora ya nadie las puede detener ni condenar por haber interrumpido embarazos no deseados.

Con ley o sin ella, estos seguirán existiendo. Lo que habrá son menos mujeres muertas, menos estigmatización, menos carga moral en torno a una decisión que jamás es fácil.

Sin embargo el tema se ha llevado al ring político, el Diputado Biestro (aspirante a la candidatura de MORENA a la capital) ha mandado a sus plumas a escribir que es la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco (aspirante de MORENA a la reelección) quien está detrás de estas movilizaciones, como si las mujeres necesitaran de ella para defender su causa, seamos serios.

Las mujeres en Puebla no necesitan de políticos para impulsar un movimiento que las atañe de manera directa, no necesitan de alguien que les diga cuándo tomar las calles y defender de todas las formas posibles un derecho que se les ha negado.

Bien haría el Diputado Biestro en escuchar los argumentos de las mujeres, ponerse una corbata verde le haría ganar puntos, al lograr que el Estado asuma su responsabilidad con las mujeres que eligen ser madres. Y con las que no.

En lugar de convencer a las feministas  con argumentos que puedan abrirle los ojos, los defensores de la corrección política han preferido ejercer dentro de sus feudos,  un poder que ya está cobrando perfiles autoritarios.

Es paradójico, pero los diputados de izquierda cada día se parecen más a los de la derecha.

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06