Las mujeres vuelven a las calles

 

La agenda feminista volvió a tomar las riendas del país.

Ayer muchas mujeres salieron en todo el país a hacer justos reclamos  para acabar con la violencia que sufren.

Este movimiento ya incendiaba el país antes de la pandemia, hoy vuelve a resurgir y poco a poco irá recuperando los espacios perdidos y es que la pandemia con el confinamiento  agravó  la violencia domestica: abusos y maltratos fueron la constante

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informó en abril 2020 que las llamadas de auxilio al 911 por violencia familiar habrían subido 25% y apenas empezaba el encierro. La Red de Refugios para mujeres víctimas de violencia reportó que en el primer semestre de este año había atendido a más de 14 mil mujeres, niñas y niños. En ese mismo periodo, los feminicidios aumentaron 10% respecto al mismo periodo en el año anterior. Las cifras de violencia callejera y homicidios de mujeres empeoraron.

Incluso la Organización Mundial de la Salud estima que una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia doméstica durante este confinamiento.

Una encuesta realizada por MCCI revela que:

 

  1. La situación económica personal de las mujeres empeoró con que la de los hombres durante el último año.

La crisis económica se perfilaba desde finales de 2019. Como suele ocurrir, las crisis ensanchan las brechas salariales entre hombres y mujeres, sobre todo entre las más pobres. El encierro provocó que más mujeres perdieran su empleo y su ingreso, debido a la afectación de los sectores en los que se emplea a una mayor proporción de mujeres, como los servicios, pero también debido a la falta de protección del Estado. Lo mismo ocurrió con el sector informal. En resumen, entre la crisis, la estructura del mercado laboral femenino y la ausencia de programas y apoyos gubernamentales, las más afectadas fueron las mujeres de menores ingresos.

 

  1. Durante el encierro, la corrupción que padecimos las mujeres se incremetó en mayor medida que la que padecieron los hombres, y -sin sorpresas- los servicios de salud fueron en los que más extorsiones pagamos.

Según la encuesta telefónica de julio 2020, la mitad de las extorsiones padecidas por las mujeres se concentraron en los servicios de salud, con una muy marcada diferencia en la experiencia de los hombres, que reportaron mayores niveles de corrupción en servicios legales y de seguridad pública. Esto se puede atribuir a que la mayor parte de los enfermos graves y fallecidos por Covid-19 son hombres (y por lo tanto la extorsión sobre los servicios la padecieron sus familiares, preponderantemente mujeres).

 

Sin embargo no se ven políticas públicas que entusiasmen ni a corto,  ni a mediano,  ni a largo plazo.

Al contrario, el tema politizará y será usado como arma política.

Tal es el caso de los enemigos de las alcaldesas: Claudia Rivera y Norma Layón, alcaldesas de Puebla Capital  y San Martín Texmelucan, respectivamente

La primera fue vapuleada en redes por haber colocado una manta a favor del aborto y la segunda fue atacada sistemáticamente en grupos de whatsapp en donde se afirmaba que en su municipio habían desaparecido 6 mujeres, pero hasta el momento no hay  denuncias en la Fiscalía estatal.

Se calcula que la pandemia deje mujeres desempleadas y en situación de pobreza, con enfermedades y sin servicios de salud aptos para atenderlas, sin duda serán un campo fértil para los políticos oportunistas que les regalaran despensas y unos pesos para llevar agua a su molino.

Mi cuenta en tuiter: @adangio

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06