Y Rivera Pérez se hizo de la candidatura.

 

En política no existen los muertos.

Después de la ‘tragedia’ de los Moreno-Valle el 24 de diciembre hubo de todo: cadáveres, zombies, apestados; los muertos revivieron y algunos leprosos salieron de sus guaridas.

Es decir, en Puebla: los de arriba se fueron pa´bajo y los de abajo pa´rriba.

Los operadores azules traicionaron e ingresarían a las nóminas estatales que se teñirían de guinda.

Nadie daba un peso por AN y menos por su Presidenta Genoveva.

Eduardo Rivera Pérez nadó de a muertito esperando los tiempos.

Los duros de AN asomaron la cabeza.

Las lealtades se acabaron cuando se acabó  el poder y el presupuesto.

Hoy los tiempos han llegado y la situación ha cambiado.

Los operadores azules trabajan en el gobierno de MORENA pero en las noches afilan sus cuchillos.

Genoveva ha hecho valer su calidad de Presidenta con la complicidad de Marko Cortés.

Rivera Pérez se sabe puntero y no cedió, se hizo de la candidatura con la complicidad de Marko Cortés.

Un panista-riverista me dijo: La única forma en que Lalo pierda la elección de 2021 es que no juegue, pero va a jugar…

La elección no será sencilla.

Los panistas han llegado acuerdos por que los tiempos los han obligado, pero están muy lejos de la conciliación.

Alguien se imagina a un Eduardo Alcántara o Pedro Gutiérrez  pidiendo el voto para Rivera Pérez, cuando en realidad lo detestan.

No son los únicos.

Hay más.

Es más fácil que Xitlalic Ceja o Enrique Doger le alcen la mano a Rivera Pérez que sus compañeros de partido.

Y no es malo, las alianzas forman parte de la política.

Si el  escenario se mueve vertiginosamente.

Los políticos lo hacen a la par.

Vendrán más alianzas.

Las inconformidades se transformaran en traiciones.

Algunas ya fueran detectadas.

Esto apenas empieza.

Tic tac…

 

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06