COMO SE DESPERDICIA LO GANADO. Una columna de @hector_mperez

 

 

Los problemas de la Inseguridad Ciudadana en las grandes ciudades y las poblaciones más pequeñas, han tenido un sinnúmero de ensayos de cómo combatir este fenómeno creciente y en muchas ocasiones imparable.

Hay quienes dan un papel protagónico a la desigualdad social como uno de los motores de la Inseguridad y su Criminalidad, otros apoyan sus teorías en el crecimiento y deterioro urbano, como producto de las crisis económicas que hemos vivido durante décadas, pero nadie se ha puesto a pensar que los exagerados cambios de Estrategias del combate a la Inseguridad, son factor determinante de su crecimiento exponencial.

La territorialización de la Inseguridad Ciudadana, fueron los cambios que por lo menos en las dos últimas décadas empezaron a funcionar, entre estos cambios fue la proximidad social, que en gran medida enfocaban a la Policía al servicio del ciudadano, la transformación de las Corporaciones Policiales fueron evidentes y enriquecedores de los cambios, para que cada día fueran más proactivas en su función de protección y a la vez de enfrentar al Crimen con mayor fortaleza.

Estructurar los marcos conceptuales y el discurso teórico, llevó esfuerzos en primera instancia de conformación de manuales y procedimientos que enriquecieron al Policía, esto hoy en el espacio de la discusión considero quedo fuera de eficiencia y metodología aplicada, pues al incorporar a las Fuerzas Armadas de nuestro País, serán desechadas para empezar a tener marcos temáticos y de aplicación estructural con corte militar, pues recordemos que la conformación de la Guardia Nacional, tiene en gran medida personal incorporado de las Fuerzas Armadas.

En este marco de Territorialización de la Inseguridad Ciudadana, se ganaron en ciudades como Juárez el decrecimiento de los delitos aplicando el Plan Palermo, mediante las operaciones de la recuperación de espacios, calles, barrios y cada conformación social de habitaciones, que se veían asediadas por la delincuencia y sobre todo la Cultura de la Legalidad.

Con la llegada de las Fuerzas Armadas como una medida emergente de un fracaso de un año de la Guardia Nacional, será con la misma temática de acción, sin programas, sin estrategias de ciudadanización de la Seguridad, que es el factor que en muchos países han adoptado para hacer proactivos de atención y no combativos de los fenómenos criminógenos que tiñen de sangre las calles de nuestro México.

Con las estrategias que adoptarán, no es desconocido por todos nosotros, emplearán despliegues de mostrar el músculo al ciudadano mediante patrullajes de convoyes de patrullas, elementos con fusiles de asalto y como dice el dicho “mucho ruido y pocas nueces”, el Crimen Organizado gana terrenos penetrando en la sociedad con su forma de “Plata o Plomo”, con lo que el ciudadano o se encuentra secuestrado en su pequeño territorio o se convence de unirse a ellos, y en sintonía será una carrera de más delincuentes y en contra partida más pistolas y más balas para continuar una interminable guerra, con pérdidas humanas.

Lo he mencionado en diversas columnas, los programas de una verdadera Política Pública en el combate a la Inseguridad Ciudadana, debe contener desarrollo de salud de todos aquellos que cayeron en las garras de la droga, programas de fomento al deporte, integración social en las Artes y la cultura, no creo que no lo vea la autoridad, cambiar solo porque ahora el Ejército y la Armada demostrarán el uso racional de la Fuerza, lamentablemente no mejora en nada.

Establecer al individuo como el eje central de la solución o de la propagación del delito, nos lleva al análisis de que es replicable en cualquier terrero que ocupe, y que si solo se combate el fenómeno de la Inseguridad Ciudadana, desde la visión del uso racional de la Fuerza como factor de solución el fracaso es inminente, las diversas generalidades impuestas en territorios que han sido invadidas por el crimen, no se previó lo que describo y se adoptó el combate directo por nuestras Fuerzas Armadas y hoy aún siguen en esa lucha interminable.

Así las cosas aunque las oportunidades de cometer delitos se limita a ciertas zonas y momentos, eventualmente existen condiciones que favorecen su realización, regresamos al individuo como núcleo del fenómeno de la Inseguridad Ciudadana, pero en gran medida son decisiones racionales de una Política Pública con visión de largo calado y no es mediante la Fuerza de combate en las calles como se ganará, los elementos Policiales de carrera que cuentan con las competencias necesarias están siendo relegados pues sus mandos ahora son provenientes de las Fuerzas Armadas y la aplicación de que hacer es producto de su enseñanza Militar que en gran medida es de combate, y no de proximidad social.

En consecuencia en un escenario capturado por la Inseguridad Ciudadana, estos nuevos ensayos de la 4ª Transformación, no ayudarán a sacar de raíz nuestro mal que nos ha arrebatado nuestra Paz, y sobre todo nuestra percepción de que no hay forma de solución.

Ahí están en la historia de las corporaciones, primordialmente la Federal un enriquecedor acervo cultural, que permite combatir la Inseguridad Ciudadana, decir que el Secretario ha venido a descubrir el hilo negro es utopía, muestra de ello su reciente nombramiento del Político Manuel Espino, como comisionado del Servicio de Protección Federal que atributos tiene para ello, así exhibe sus formas de guiar los destinos de la Seguridad y Protección Ciudadana, creo que incluyendo las protestas contra el Presidente y sus correligionarios de Partido, deben de poner focos rojos en Palacio Nacional, la división de Fifís y Chairos no ayuda en nada, el Presidente es de todos los mexicanos, basta ya de divisiones y de Funcionarios que no tienen menor idea de lo que están haciendo, como es el caso del Secretario de Seguridad Doctor Alfonso Durazo Montaño, en esto de la Seguridad ni son filias ni fobias, son resultados de eficiencia o ineficiencia, “La Patria lo exige y lo demanda”.

 

“Desconfía del tigre más que del león, y del burro tonto más que del tigre” (proverbio chino).

 

 

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

 

 

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06