“EL PECADO ORIGINAL”.

 

El gran deterioro que tenemos en la Seguridad Pública, a lo largo y ancho del Territorio Nacional, obedece sin discusión alguna, a la falta de haber llevado a cabo un gran análisis de expertos en la materia, en el comienzo de este Gobierno, con un enfoque teórico y conceptual, donde se viera la viabilidad de que se debería implementar o cambiar.

Si mal no recuerdo, tampoco existió documento alguno que mostrará a la sociedad, del estado de las cosas, como las dejaron los pasados gobiernos, al que se encuentra en función, solo los dichos del Presidente, como comentarios vagos y con una alta carga de su discurso favorito, de conservadores y liberales.

El Pecado Original, fue andar prometiendo que la Inseguridad se terminaría en cuestión de meses, promesa que, a la fecha no se tiene visos de que así sea, tales dimensiones de no saber, la clase de demonio de mil cabezas que tiene el País, en la figura de la Delincuencia, se debe de ver fuera del cálculo político y sobre todo de las vanidades que tiene este Gobierno en turno.

La función de un Estadista, no es administrar la Seguridad de todos, como un mensaje de exclusividad de las Fuerzas Armadas, pues en ello el sentido Constitucional de la Democracia, está siendo pisoteado y lo más grave que después de esta Institución, no se tiene a quien recurrir, y que, como la experiencia nos está mostrando, no se avanza en mejorar las condiciones de la Seguridad, de todos los mexicanos.

La cadena de errores es inmensa, recuerdan ustedes al Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, el Doctor Alfonso Durazo Montaño, solo utilizo el cargo para ser trampolín de su Gubernatura que consiguió en Sonora, ahora el cargo lo ocupa la Sra. Rosa Ícela Rodríguez, quienes como titulares dan el visto bueno, a la utilización de la Guardia Nacional conformada por militares, en acciones de prevención del delito, con casi el desplazamiento de todas las corporaciones locales y, llevar con ello a su desaparición en corto plazo, al tiempo.

Otro error, es no asumir su mandato constitucional, con el honor de gobernar para todos y no crear factores de divisionismo, entre liberales y conservadores, si quieren verlo a su comienzo, era si me lo permiten entendible, pero a tres años de gobierno, es inaceptable; en esto no caben los fanatismos; el análisis político, requiere que se tenga muy presente, que todos los mexicanos estamos en nuestra nación, no hay un tipo de mexicanos en un Estado y, otro tipo en otro Estado, y todos requerimos de la Seguridad que provee el Estado Mexicano.

Los medios críticos del actual régimen, son implacables y sistemáticos, lo que motiva que el contexto general de la población no tenga información veraz, en ello la Delincuencia es la más beneficiada, ellos actúan en su negocio que es muy productivo, diría el dicho “Cocodrilo que duerme es cartera”; lo expuesto, que sabemos están varios Territorios de nuestra Nación, hace presa a su ciudadanía de los Criminales, lo acontecido en Tamaulipas o Zacatecas, debe parar, la indiferencia es el factor que más exhiben.

La fallida Política de Seguridad, en varios Estados, es responsabilidad de la Federación y de los Estados en conflicto, con la Delincuencia Organizada y no Organizada, los acuerdos de coordinación se observan anacrónicos, la inventiva moderna, no se ve por ningún lado, las tareas diarias son reiterativas; entonces, la sorpresa contra el crimen nunca existe, así las capacidades estratégicas destructivas hacia una delincuencia, se verán con ojos de desencanto.

Los graves problemas de Inseguridad, lo menciono como Titulo, es “Pecado Original”, la inmediatez que nos caracteriza como mexicanos, para resolver problemas de fondo, conducen al fracaso; y todo es, por tratar de quedar bien en el momento sin una planeación adecuada y de largo plazo, pero informando, para que el Ciudadano no entre en una decepción mayúscula, la avalancha de masacres está a la orden del día.

La gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en este momento, debe concentrarse en el problema de la Seguridad Interna, no soy quien para decirlo, pero al menos así parece que debe de ser, pues la intranquilidad que viven los mexicanos por el acecho de la Delincuencia es enorme, la estrategia de cambio de rumbo, en las formas que como se debe tratar este mal, llamado Inseguridad, es corrigiendo el rumbo del barco, el principal fundamento de la Seguridad Pública, es la prevención y no la contención, ello es solo parte de lo primero.

 

 

        “Hay dos tipos de Patriotas: el que ama a su País y el que ama al Gobierno de su País. Lógicamente los Gobiernos consideran más patriotas a estos últimos”. (Jaume Perich) 

 

 

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.

 

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06