FISCALÍAS A MODO.

 

En gran medida, los índices de impunidad que vive el País, en el canal de la Justicia, tiene un cuello de botella en la Procuración de la Justicia, en ello son actores cruciales las Fiscalías de todos los Estados y la propia de la República, para que, lo que tanto lastima al Ciudadano, se vea una mejora sustancial y se avance en el combate a la Delincuencia.

La Justicia Penal, donde se sitúa la Procuración, se debe de evaluar la efectividad de la investigación, los tiempos de la misma, la imparcialidad, la erradicación de la corrupción y sobre todo la Injerencia e intervención directa de lo Político, pero sobre todo de los Gobernadores de los Estados.

De un estudio de estos factores medibles México ocupaba hasta hace poco, el lugar 115 de 126 países, ocupando por igual que el Salvador y Venezuela el peor evaluado, Finlandia es el país mejor evaluado.

Que factores son medibles, no son el hilo negro son simples, pero a la vez visto desde nuestra idiosincrasia; Estructura, Operación, Resultados y Política Criminal, son el caos; en los Gobiernos Estatales, menoscaban el poder cumplir con estos factores de avance en la Procuración de Justicia pues, la limitante de recursos acompañada de un programa de medición de resultados genera, ineficiencia en términos de cumplir su mandato.

Como muestra, de lo delicado que enfrentamos en la parte operativa, es medir cuantos Ministerios o Fiscales, son por cada 100 mil habitantes, los porcentajes son variables los hay, que en algunos lugares avanzan y en otros retroceden, con lo que no existe una Política Estructural, que coordine el crecimiento, para una atención adecuada de los Ciudadanos envueltos en estos menesteres.

Puebla, es la entidad de acuerdo a los documentos disponibles que menos Ministerios Públicos o Fiscales, tiene para servicio, en ello de inmediato se genera, los rezagos en las Carpetas de Investigación, el presupuesto per cápita, es muy disímbolo mientras en la Ciudad de México, tienen un presupuesto de $740.00 en promedio por habitante, Puebla con un gasto de $140.16 promedio.

Con estas comparaciones, aunado a la capacidad instalada de atención, sus modelos de gestión, la Política Criminal, la distribución del trabajo y la profesionalización, son el talón de Aquiles de cualquier Institución de Procuración de Justicia.

El promedio de atención para una denuncia a nivel nacional, es de 141.72 minutos, pero puede llegar hasta 238 minutos, con estos tiempos se puede apreciar los servicios deficientes con los que se atiende al público en general, con ello la respuesta real en la investigación y reacción de los delitos, los lleva a el rezago y la no resolución de los mismos.

El Sistema Acusatorio, tiene de igual manera índices variables dependiendo la Entidad Federativa, en unos casos aumenta su proceso de efectividad y en otros decrece la misma, en ello va desde las carpetas vinculadas a proceso, como de, no ejercicio de la acción penal.

Cuando hablamos de no ejercicio de la acción penal, en diversos estados son recurrentes y cuentan con una delincuencia en progreso y escalable a incontrolable, lo acaba de citar el Presidente, en referencia al Estado de Guanajuato, donde de acuerdo a denuncias el Fiscal lleva 12 años y termina hasta cumplir 19 años, situación inadmisible de simple lógica.

La influencia Política, léase intervención de los Gobernadores, son factores de retroceso en la Procuración de la Justicia, no acaban de entender que son Gobernadores no Virreyes, que la Justicia no camina a capricho de ellos y, causando un detrimento a la resolución y avance contra el flagelo más importante que es la Inseguridad.

Por ello, nuestro País requiere Fiscalías Autónomas, no dependientes de facto del poder Ejecutivo o de cualquier otro Poder, ejemplo de ello es cuando se tiene que investigar a agentes propios del Estado, se archivan o se mandan al sueño de los justos, en otros casos, el Ejecutivo manipula el curso de una investigación de su interés, haciendo en privado o público su intención.

La Ciudadanía, tiene desconfianza al denunciar algún funcionario público pues no logran que sea investigado y puesto a disposición de un Juez, y en el mejor de los casos no son procesados y sancionados adecuadamente.

Los escenarios de Corrupción y debilidad Institucional, son manifiestos día a día, solo dar una vuelta a cualquier Fiscalía y se comprueba lo que aquí escribo, es difícil concebir que, en México, sean Autónomas e imparciales como reza, su definición de servicio.

Para concluir, el tema de los Derechos Humanos siempre que se habla de Procuración de la Justicia, sale a relucir sus técnicas de investigación conservan los viejos vicios de antaño, la investigación Científica está lejos de aplicarse, el desempeño de los Fiscales, es punto toral para la investigación y persecución de los delitos y, con ello el abatimiento de una Inseguridad, que está más que estacionada, al contrario, avanzando en todos los terrenos sociales.

 

        “Si un hombre fracasa conciliar la Justicia y la Libertad, fracasa en todo”. (Albert Camus)

 

 

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

 

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06