“LA POLÍTICA Y EL CRIMEN ORGANIZADO”.

COMPARTE:

Facebook
X
WhatsApp

Este año 2024, marcará en gran medida el rumbo de los próximos 50 años para nuestro País, todos estamos con la expectativa de cómo se podrá mejorar la Seguridad Ciudadana y de qué manera se derrotará a las Organizaciones Criminales, desde ya se sabe que, en las diversas Regiones de México, los que mandan y ponen Candidatos son los mañosos, si alguien tiene duda vean a Michoacán, Guerrero y todos los Municipios de nuestro Territorio para darse cuenta.

Los enojos del Presidente, es que lleguen Periodistas que le cuestionen su Política para el combate contra la delincuencia, Jorge Ramos de Univisión siempre por lo regular lo saca de balance, pero debería aceptar que su visión de un panorama militarizado no ha traído ni paz, ni tampoco hay solución de los crímenes diarios que pueden en estadística ser de 86 diarios pero hay una cifra negra, porque cuantos desaparecidos existen, los mismos videos en las redes muestran ejecuciones sumarias como la sucedida en Veracruz, por cierto gobernado por uno de sus consentidos, ahí antier aparecieron al parecer 15 cuerpos en hieleras dentro de dos camionetas y el pavimento en un puente en Tuxpan, ¿Así o más claro Presidente? .

Como es natural del Gobernador Cuitláhuac García omitió hablar y se evita la responsabilidad con decir que son acciones entre Grupos Criminales, de estas declaraciones estamos cansados, es una temática de respuesta de cualquier Gobierno local cuando les toca contestar, pero de acciones de Gobierno son ausentes.

Buena parte de la violencia que vivimos, es correcto pensar que proviene de las Organizaciones Criminales, pero ellos han reclutado infinidad de Fuerzas del Orden y, créanlo no es culpar a los compañeros del Orden, ahí no está el mal, para nada, el mal está en la falta de empatía de los políticos de crear en cada gobierno que tienen bajo su cargo, mecanismos de control, pero que no sea el modelo desgastado actual, plagado de más política que de control, en el combate a la Criminalidad se requiere innovación.

La división del País, por parte de los Cárteles de la Droga tiene en cada parte que están presentes, con dos Gobiernos uno el Constitucional y el otro el de ellos, que lo vemos con mayor eficiencia, control y terror, que delicado que a pesar que desde Palacio Nacional lo sepan, lo ignoren y hagan que pase, ¿Qué clase de arreglos tienen?, que la participación de las Fuerzas Armadas no pueden ser omisas o peor participes con los criminales, sus desplegados de ocupación han sido recurrentes, pero sin éxito, llegan a cualquier parte y no pasa nada, sus números son ineficientes, no hay Criminales de Alto Impacto detenidos, la Guardia Nacional es un ente sin Misión, ni Visión, camina con la inercia de la criminalidad y no contra ella, que delicado ver que desde el punto Estratégico, sólo sea una Institución de hombres y mujeres sin dirección alguna.

Las elecciones marcarán un antes y un después, los Cárteles de mayor importancia de México el de Sinaloa y CJNG, tendrán una intervención preponderante como ocurrió en la pasada elección, pero no solo para México también afectará a Latinoamérica, la presencia de estos Cárteles influye en Ecuador, Honduras, El Salvador, Venezuela en fin la Región, con ello se pueden tener Fronteras abiertas y al servicio de los Grupos Criminales.

En este panorama, los ciudadanos pueden tomar acciones donde importe más, la Seguridad más radical y menos la utilización de la Democracia, nosotros no nos importa que se atienda las causas sin la acción de la Justicia y la Firmeza del Estado Mexicano, quien falle que sea castigado, ya lo dijo en alguna ocasión el ex subprocurador Javier Coello Trejo, los criminales pierden sus Derechos Humanos y se deben ajustar a la Ley.

La ineficacia de las Instituciones del Orden, son motivo de una falta de credibilidad y que diariamente la convivencia entre la Autoridad y los Criminales como se presenta con frecuencia, hacen que en el ciudadano se perciba un sentimiento de irritación y enojo, por la ola de violencia continua, solo basta voltear a un estado fronterizo como Tamaulipas, ahí diario viven ese fenómeno, pero desde el centro acallan los gritos desesperados de auxilio.

Si lo llevamos este fenómeno a lo simple, cualquier ciudadano que salga como todos los días a trabajar se enfrenta a la incertidumbre de subir a un transporte público y rogar al creador que no sea asaltado y, si ello acontece que no le arrebaten la vida, así de ese tamaño es la Inseguridad, esos Políticos oportunistas que suben al Transporte a pedir su voto, mejor hagan lo que corresponde, realizar propuestas reales, alcanzables y sobre todo que tengan eco.

Sin duda que los mexicanos vivimos momentos difíciles, ese dejó, de las Autoridades del entorno social que ya no ve lo duro, sino lo tupido, aparejado de la ineficiencia de las Fuerzas del Orden para solucionar lo que les corresponde con la Inseguridad y, mucho menos con sus medidas, como cuando hemos visto que han endurecidos los Instrumentos Jurídicos, pero realmente no sirven si cuando se castiga a un delincuente, llega a un Paraíso que son las Prisiones, ¿O estoy equivocado?

Lo antes descrito, nada tiene que ver con la popularidad del Presidente, ni tampoco que la Doctora Claudia Sheinbaum continúe con la misma tendencia política o que Xóchitl Gálvez cambie el rumbo, ahí no es lo que México requiere, es trazar un Gran Proyecto donde todas las Fuerzas Políticas participen escuchando las voces de quienes pretenden gobernar y, que el Presidente comprenda que su tiempo lo tuvo y lo desperdicio, pero en algo que si puede intervenir es que las Fuerzas Armadas abandonen esa intención desmedida de intervenir en la Política y en todo lo que legislado está, cómo y para competencia de la Sociedad Civil.

​“Sabemos que el origen mucho de nuestros males se encuentra en una excesiva concentración del poder”. (Luis Donaldo Colosio)

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com
hectormanuelperezcuellar@gmail.com
Twitter. – @hector_mperez
Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar
Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar
YouTube. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar