LOS DESAFIOS.

 

Diversos escenarios, que representan los desafíos que los Gobiernos Municipales tienen, serán de estos próximos tres años de sus mandatos, las transformaciones son diversas pero muy importantes en temas principalmente de Seguridad, tienen una oportunidad histórica de cambiar el estado de las cosas, que parece es recurrente, de solo maquillar y no transformar, en ello radica los desafíos por venir.

En esta cuestión, adquiere gran relevancia la coordinación que se dé para contrarrestar los embates de la Delincuencia, las dinámicas asociadas de los Municipios, en el tema de la Seguridad, tiene como objetivo sumar voluntades, en mayor o menor medida para activar Fuerzas Municipales, solidas en el combate a la criminalidad, infraestructura operacional, desarrollo tecnológico, en fin, a todo ello se le conoce como modernización.

La vecindad de los Municipios, mucha de las veces no es fácil, por lo tanto, los escenarios no son nada tranquilos, existirán conflictos y disputas, la Delincuencia lo sabe en ello apoya su operación, aprovechando el fácil acceso de un Municipio a otro, con la difusa soberanía de los gobiernos, de interactuar en favor del ciudadano, es hoy en día, la acción más importante, sin otro objetivo que la Seguridad Total.

La precaria presencia de las Fuerzas Públicas, son ejemplo evidente de la fragilidad del control territorial, de proveer Seguridad al ciudadano, pues estas zonas periféricas de fronteras comunes, hacen difícil realizar acciones de contención de la delincuencia, abordar la corresponsabilidad de Gobiernos colindantes, siempre ha sido difícil de entender porque no se ponen de acuerdo, al menos así los ciudadanos lo vemos.

Estos territorios de gobiernos incompletos, generan, una gran oportunidad como lo he citado en columnas anteriores, de la penetración de la Delincuencia en la juventud de esos lugares, adquiriendo nuevos miembros de sus negocios ilícitos, se entiende que los Gobiernos, en muchas de las veces no cuentan con los recursos y, las capacidades para atender estos grupos marginados de la sociedad, pero si existe coordinación de acciones, se puede lograr muchos avances.

El despliegue de aparatos de poder, funcionan con efectividad, más si en ello radica la sustentabilidad de operaciones conjuntas, con lo que, aumenta el poder de sus capacidades y las competencias generan tranquilidad, quien o quienes, deben meter mano, pues es indudable que los encargados de ofrecer gobernabilidad en sus Municipios, solo es cuestión de voluntad política y de acción conjunta.

La vulnerabilidad, de esas fronteras imaginarias entre Municipios, es la oportunidad de la aparición de Estructuras Criminales, que se enmascaran y afectan el entorno cultural, social y demográfico, que les favorece su actividad irregular, quien no ha distinguido, exagerada penetración de vendedores ambulantes, venta de alcohol sin restricción alguna y, grupo de personas principalmente jóvenes en actitud que no ofrece el verse como convivencia natural.

Es común también que, fuerzas que oponen resistencia, a cualquier cambio que se ofrece o se produce, por parte de los gobiernos Municipales aparezcan, estos ciudadanos se sienten dueños de los territorios, donde se les conoce como paracaidistas, que a la larga producen escenarios trágicos como los vividos recientemente en San Pablo Xochimehuacán, es que aquí la Autoridad, se porta omisa pues es mejor voltear y no ver, que afrontar los problemas, que en muchos de los casos generan violencia.

La presencia, de larga duración de grupos irregulares o comunidades susceptibles a la cooperación son producto de la prevalencia de normas socialmente inculturadas del contexto natural, que nos rige, con lo que toleran, fomentan o validan acciones fuera del Estado de Derecho, lo que se convierte en una experiencia previa a la violencia y descomposición social.

Este conjunto de normas no escritas, que en muchas veces se les llama la Ley del barrio, son el coctel, que merece la atención conjunta de los Gobiernos Municipales, pues la penetración de las Estructuras Criminales, cooptan al ciudadano mediante, el terror y el control de territorios, es fácil entender, que hay grupos de descontrol social, la criminalidad le es fácil dar su zarpazo de control y terror, aplicando la ley Omertá, nadie sabe y nadie denuncia.

El Crimen Organizado y no Organizado, es en ese coctel que menciono en líneas anteriores, penetra exitosamente para construir sus bases de apoyo, con lo que se asientan fácilmente, pues de facto, apoyan aquellos grupos irregulares para que se continúe la descomposición social, donde ellos el Crimen Organizado, en muchas de las veces se convierte en Robín Hood, de los necesitados.

En esa multidimensional, forma de penetración de la Criminalidad, las acciones conjuntas de los Gobiernos Municipales, es obligación actuar en las mismas proporciones, con análisis y prospectiva de Gobierno, sin ello será letra muerta, cualquier intención de mejorar las cosas, fácil no lo es, pero si se puede avanzar y lograr cambios sustanciales.

 

“Todo delito que no se convierte en escándalo no existe para la sociedad”. (Heine Heinrich)

 

 

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06