SI LO TIENEN FELICIDADES.

 

En diversas ciudades de la República, se presentan indicadores de un elevado crecimiento en la tasa de Homicidios, pero sobre todo la percepción de que nuestras Autoridades de los tres órdenes de Gobierno no están funcionando.

¿Cómo explicar al ciudadano?, que dentro de las competencias que todo gobierno tiene es precisamente el revertir la percepción de Inseguridad que vivimos todos, no hay una forma mágica en ello, todo es a través de metodologías que permiten en diversos campos ir solucionando ello.

Para empezar el temor a la Inseguridad se explica no sólo por la victimización ante hechos punibles contra los bienes y de integridad física, sino también por la confianza en las Instituciones de impartir la Seguridad Pública y la Procuración de la Justicia, que hoy es sumamente deficiente e improvisada.

La condición tan baja de confianza que se tiene de las Autoridades, se refleja en todo el Territorio Nacional, lo que conlleva a que los Gobiernos Estatales y Locales descansan su responsabilidad en la Estrategia Nacional; que, si bien no se tiene una real Estrategia, tampoco a nivel Local se habla mucho de ello.

Luego entonces las Autoridades Locales, están a la espera de que, desde el centro de la Nación, se les haga llegar hacia donde deben caminar y mientras la penetración de las Organizaciones Criminales, avanzan en su ocupación de Territorios.

El Cartel Jalisco Nueva Generación, tiene un avance significativo en todos los Estados, y su principal forma es ir permeando cada municipio que los componen, desde el más modesto de ellos hasta las grandes Urbes que son las Capitales de los Estados.

Los niveles de violencia intrafamiliar, colabora para que la desintegración familiar se provoque y se alimente a las Organizaciones Criminales de carácter Nacional o Local, de igual manera las estadísticas por esta violencia intrafamiliar crecen en los rubros de lesiones, homicidio y hoy en día el tan lastimoso feminicidio.

Los delitos de coacción sexual, son hoy un mal que va en crecimiento y, que por su afectación las jóvenes que sufren de ello lo callen y, si su entorno es de violencia, menos encuentran el apoyo para contrarrestarlo y, en muchos casos es en el propio entorno familiar.

Los programas de combate a la violencia intrafamiliar, la violencia contra las mujeres y todo aquello que su escenario es el hogar, lo efectúan con metodologías que parecieran de librito y, consideran que ello traerá resultados favorables y, al contrario, desmotiva el que los ciudadanos se acerquen y planteen sus problemas.

Para poder entender la proclividad de la violencia de los jóvenes, habría que tener en cuenta los factores en primer término el educativo, que provoca una alta tasa de analfabetismo con las consecuencias de falta de oportunidades en el mercado laboral, pese a los esfuerzos que se hacen para contrarrestar ello.

El desempleo que existe como recurrente de sexenio tras sexenio, es otro de los grandes problemas de Inseguridad y, hoy con los efectos de la pandemia se agravará exponencialmente, los jóvenes que tienen la suerte de tener un empleo, es mal pagado sin prestaciones y con contratos que asemejan un esclavismo moderno.

La oficina de la ONU, contra las drogas y el delito, con estudios estadísticos comparados, reconoce un vínculo evidente entre el homicidio y el desarrollo. En tal sentido, hay una clara asociación entre altos índices de homicidio con bajo desarrollo humano y económico.

En un gran tema de controversia y abandono es el Sistema Penitenciario de cualquier Estado de la República, las tasas de crecimiento de personas privadas de su libertad día con día es en aumento y, nadie hace nada por revertir estos problemas que se encuentran presurizados y, a punto de estallar.

Para organizar y atacar esté mal que llevamos a cuestas varias décadas, es necesario organizar la acción pública en el ámbito de la Seguridad y, es preciso explicar la forma como se pretende hacer con una política pública de gran calado, en ello se debe pensar de lo micro a lo macro; esto es, del Municipio, el Estado y finalizar con la Federación como una necesidad de Seguridad Interior y con carácter Nacional.

El carácter multidimensional, refiere que afecta aspectos de la vida Institucional y social, con la participación de los actores Políticos y Sociales, con la premisa de que un nuevo Sistema Policial inexistente en este momento, no debe ser el actor exclusivo ni predominante de las Políticas de Seguridad.

La definición de objetivos, metas, actividades y los nombres de los responsables son en muchos de los casos en los Municipios letra muerta, menos se puede esperar un cronograma de implementación pues como me ha tocado vivirlo, no se cuenta con los Recursos necesarios ni la voluntad de realizar nada en favor de un progreso Institucional, con sentido social.

Los vicios recurrentes de los Funcionarios, encargados de dinamizar y tratar de cambiar los aspectos que lastiman de inicio a los Funcionarios encargados de brindar protección Ciudadana, son como ejemplo el andar complaciendo a Presidentes Municipales que, por el simple hecho de ser la primera Autoridad, se consideran con el Síndrome de Hubris conocida como “la enfermedad del poder” y, tienen a las Instituciones en una constante del devenir de su Poder.

Atender la Violencia y el Delito, no es una tarea de ocurrencias los factores principales es decir como varios de mis jefes me decían, es traer bajo el brazo un plan definido; del que, del cómo, del para que y del porqué.

Nadie escucho decir, que las focalizaciones de los esfuerzos gubernamentales, de los tres órdenes de Gobierno tengan un objetivo individual pero a la vez Sistematizado en forma conjunta, el Secretariado del Consejo Nacional de Seguridad Pública y los homólogos de los Estados se han convertido en un INEGI de la Seguridad; nada más equivocado, ahí debe radicar la Política Criminal que rija los destinos de cada Municipio y Estado de la República, para cambiar la incidencia de criminalidad que tenemos.

Entonces, como digo en el título de esta columna, “Si lo Tienes Felicidades”, se podría decir entonces que es una utopía, pues el devenir de nuestra tan lastimada Seguridad, nos dice que estamos muy lejos de lo que aspiramos, como un concepto global de la palabra, el Municipio navega con un barco de vela, el Estado con una lancha de dos remos y lo Nacional apenas con un barco de vapor desvencijado, así no se puede.

Vienen épocas de cambios de gobiernos municipales, los recortes presupuestales no solo afectarán lo que hay; sino también, lo que no se podrá hacer en el futuro, esos Funcionarios que hoy están con la responsabilidad en sus hombros del destino de los Ciudadanos, deben de estar pensando que no es terminar y hay que se arregle el que llegue, no señores es dejar una visión de Estado, de cómo se deben hacerse las cosas, con continuidad y objetividad.

“El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes”. (Winston Churchill)

 

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06