“ EL ENOJO PRESIDENCIAL Y SUS REPERCUSIONES “

 

*Dr. Julián Germán Molina Carrillo.

 

Desde hace más de quince días, los mexicanos hemos sido testigos de la guerra de declaraciones, señalamientos, descalificaciones y ataques del Presidente López Obrador, en contra de “latinus” portal de noticias mexicano que tiene su sede en Estados Unidos, cuya principal característica es ser el medio más crítico del actual gobierno federal y que desde el mes de enero de 2020 ha captado una importante audiencia, por denunciar diversos actos de corrupción de familiares y funcionarios del Presidente; desde el escándalo por las casas de Manuel Bartlett, los videos recibiendo dinero de los hermanos de López Obrador Pio y Martín para su campaña, los contratos otorgados por Pemex a su prima Felipa, entre otras investigaciones que han menoscabado la imagen del Presidente como un luchador en contra de la corrupción y defensor de la austeridad.

El escándalo más reciente, denunciado por latinus, fue el de la casa que habitó José Ramón López Beltrán el hijo mayor del Presidente en Houston, Texas con un valor superior a los veinte millones de pesos junto con su esposa, quién tiene nexos comerciales como cabildera de la empresa petrolera Baker Hughes contratista de Pemex y la inexplicable riqueza que hoy posee el primogénito del presidente en los Estados Unidos.

A partir de esta investigación de latinus y la organización “Mexicanos contra la corrupción y la impunidad” en todas sus conferencias mañaneras, el Presidente le ha dedicado buena parte de sus comentarios para descalificar a los medios que denunciaron estos hechos, tachándolos de formar parte de la derecha conservadora, de responder a intereses de sus enemigos y adversarios políticos, de que son campañas para atacar a su gobierno orquestadas por la mafia del poder; que como están enojados por haber perdido los privilegios que antes gozaban y de que al no haber más corrupción e impunidad buscan a toda costa dañar a su gobierno, entre otros argumentos.

Pero lo que salta a la vista y es imposible ocultar, es el enojo y malestar que causó al Presidente dicha investigación periodística, la cual lejos de ser desmentida o aclarada con argumentos sólidos, ha tratado por todos los medios de atacar a quienes se atrevieron a darla a conocer, en especial a Carlos Loret de Mola, acusándolo de ser un mercenario corrupto y además a la periodista Carmen Aristegui a quién también descalificó al señalar que es una “simuladora” que engaño a todos con su trabajo en los medios, lo que motivó una respuesta de la comunicadora defendiendo su labor de tantos años y su reputación para seguir ejerciendo su trabajo.

La declaración del Presidente en su conferencia mañanera de este viernes once de febrero, en la que una vez más se lanza en contra del periodista Carlos Loret de Mola, al dar a conocer el monto de sus ingresos de 2021 que según su dicho ascendieron a más de treinta y cinco millones de pesos y que fueron pagados por la empresa Televisa, ordenando a la Secretaría de Hacienda llevar a cabo una revisión a sus ingresos, motivó diversas opiniones, la mayoría a favor del periodista quién está siendo intimidado y amenazado por el Presidente echándole encima todo el aparato del Estado, pero además poniendo en riesgo su seguridad personal y de su familia, al revelar datos personales e información privada, extraída ilegalmente de oficinas de gobierno, sin autorización del comunicador, con el objetivo de evitar continúe publicando información que afecte a la administración federal.

Dicha actitud, atenta en contra de la libertad de expresión de Loret de Mola y de latinus, ya que la presión y amenazas del Presidente no son una cuestión menor, porque esto se traduce en una franca violación a sus derechos humanos y un abuso de poder, lo que trajo como consecuencia, no sólo la respuesta del periodista, sino también de un posicionamiento de latinus y de otros medios como El Universal y The Washintong Post que publicaron en su cuenta de twiter:” desde Post Opinión condenamos la escalada de descalificaciones, insultos y uso de datos confidenciales desde el gobierno mexicano para atacar a Carlos Loret de Mola, columnista de esta sección. El Estado y sus funcionarios deben garantizar la libertad de expresión y de prensa”

Es importante reflexionar, sobre las repercusiones que puede traer estas declaraciones del Presidente, en un momento crítico para su administración, donde en lo que va del año han sido asesinados 4 periodistas, colocando a México como el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo; señalo esto porque para nadie es un secreto el peso que tienen las declaraciones del Presidente en sus conferencias mañaneras y que cuanta con muchos seguidores, que al sentir que se está atacando a López Obrador, pueden querer quedar bien con él y buscar quitarle las piedras en el camino, incluso con la posibilidad de llegar a cometer un delito en contra de los comunicadores y medios críticos.

La actitud del Presidente, de atacar la libertad de expresión y de tratar de descalificar a los medios incómodos, se ha replicado en los estados del país donde gobierna Morena ya que la mayoría de los Gobernadores que llegaron a los cargos con dicho partido, siguen el ejemplo de López Obrador y en los ámbitos locales, aplican las mismas medidas, atacando a los medios que no se subordinan a las políticas de los gobernadores o creando sus propios periódicos o portales para vender una imagen y tratar de que no exista información que les dañe en su imagen o popularidad.

El 10 de abril de este año en que se llevará a cabo la consulta de Revocación de mandato del Presidente, podremos valorar, hasta qué punto le afectó al Presidente el escándalo de la Casa gris de Houston de su hijo, o bien si le hizo lo que el viento a Juárez y a pesar de este tipo de escándalos continúa con un amplio respaldo ciudadano.

 

*Director general del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla.

Comentarios


Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06