CERO ACTITUDES MACHISTAS

“Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”.

Mary Wollstonecraft

Hace unos días observamos un acto de violencia política hacia una diputada local en Puebla, en una sesión que tuvieron los diputados se escuchó un comentario del diputado de morena, en el cual insulto a su compañera de partido.

Mientras se votaba por las propuestas, el morenista se le escapo un “hija de la chingada”, provocando diversas reacciones y entre ellas risas de burlas.

Y aunque este diputado se justificó por su reacción; no deja de ser una pésima acción, que genera un tipo de violencia.

Se entiende como violencia política contra las mujeres, toda acción u omisión de personas o servidores públicos, que se afecte o dañe a una mujer por ser mujer, esta puede incluir violencia física, psicológica, sexual, patrimonial, simbólica, económica y feminicida.

Todo ataque de descalificación y desconfianza genera indiferencia y dudas sobre las capacidades para poder generar buenos resultados en un trabajo.

Debe contener los elementos principales:

· Cuando la violencia se dirige a una mujer por ser mujer

· Cuando la violencia tiene un impacto diferenciado en las mujeres

· Cuando afecte desproporcionalmente

Por lo que en el Estado de Puebla se vive violencia de genero hacia las mujeres diputadas. De acuerdo con el estudio realizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, sobre la participación política, el

estado de Puebla fue el que registró más casos de violencia política de género durante el proceso electoral 2017-2018, con 15 casos.

Con todo esto demuestra que aún existe un pensamiento machista entre los legisladores hombres y que estos no valoran ni menos respetan a sus compañeras legisladoras.

Especialmente los diputados de Morena demuestran que son todos unos personajes, en cada sesión que realizan en el congreso del Estado siempre sale un comentario machista hacia alguna de sus compañeras diputadas ya sean de su mismo partido u otro.

Por esto, es necesario sancionar penalmente a funcionarios o partidos políticos que agredan a mujeres que se desempeñan en el ámbito político y causen algún tipo de daño, pero a la vez es inevitable legislar sobre la igualdad sustantiva para que se cumpla la paridad de género en diversos ámbitos.

Concluyo con lo siguiente: Falta aún cosas por hacer para la erradicación de la violencia política de género, el problema viene desde la casa, se educa a los hombres con el pensamiento machista y estos al crecer causan daño a las mujeres que los rodea, en este caso a las mujeres que elaboran en el ámbito público. Es necesario que la familia y la sociedad se involucre en la educación y el respeto para garantizar la seguridad de las mujeres, la protección de sus derechos y estas sean realmente valoradas.

Blanca Rosa Gonzaga Padilla

Facebook: Blanca Gonzaga

Twitter: @blanca_gonzaga

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06