Los millennials han encontrado una manera de comprar casas: vivir con mamá y papá

Por: Adán Morales

@adangio

COMPARTE:

Facebook
X
WhatsApp

Según datos inmobiliarios, más de una quinta parte de los adultos de la generación del milenio optaron por vivir sin pagar alquiler antes de comprar sus propias casas.

 

A los 26 años, Brandon Paulin no podía creer que todavía viviera con sus padres.

Paulin , que ya era alcalde de su ciudad natal en Indian Head, Maryland, todavía dormía en la habitación de su infancia. Vio a amigos con los que creció mudarse a sus propios apartamentos después de terminar la universidad, y anhelaba una autosuficiencia similar con su prometida, Taryn, que vivía a 30 minutos de distancia y también vivía en casa para ahorrar dinero.

Pero también significaba que nunca había pagado un centavo de alquiler, lo que compensaba la incomodidad de ser un adulto bajo el techo de sus padres. Dio sus frutos en junio de 2022, cuando él y su ahora esposa finalmente ahorraron lo suficiente para el pago inicial de una casa de dos habitaciones con un bonito jardín para sus beagles, Bella y Lilo.

“No era la forma convencional de comprar una casa”, dijo Paulin. “Pero es lo que funcionó para nosotros”.

La estrategia ha ganado fuerza entre los adultos jóvenes que intentan cerrar la brecha entre los alquileres altísimos y un mercado inmobiliario desalentador. En 2022, la proporción de compradores por primera vez que se mudaron directamente de la casa de un amigo o familiar a la suya propia alcanzó el 27 por ciento, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. Esa es la proporción más alta desde que el grupo comenzó a realizar un seguimiento en 1989. Aunque esa cifra tuvo una tendencia a la baja este año al 23 por ciento, sigue siendo elevada, dijo Jessica Lautz, economista jefe adjunta y vicepresidenta de investigación de NAR.

Para muchos millennials, refugiarse con su familia les dio un respiro para ahorrar para una casa. La compensación se reduce a renunciar temporalmente a cierta independencia para lograr un hito cada vez más fuera del alcance de las personas de su edad.

Alex Mourousias en diciembre en su condominio de Chicago, que compró en 2021 después de vivir con sus padres durante varios meses para ahorrar para el pago inicial. (Taylor Glascock para el Washington Post)

Lautz dijo que esta generación enfrenta una serie de obstáculos (deudas de préstamos estudiantiles, pagos de automóviles y costos de cuidado infantil, entre ellos), pero ninguno es mayor que los precios de alquiler récord. En noviembre, la media nacional de un apartamento de una habitación era de aproximadamente 1.500 dólares al mes, según Zumper. Pero es significativamente mayor en las grandes áreas urbanas que son un faro para los jóvenes profesionales, incluyendo Nueva York ($4,300); San Francisco ($2,970); Miami ($2,600); y DC ($2,330).

“El costo de alquilar un lugar es muy prohibitivo para los adultos jóvenes”, dijo Lautz. “Y es posible que hayan decidido durante una pandemia: ¿Por qué debería alquilar? ¿Por qué no vivo en casa?

Al mismo tiempo, se enfrentan a un mercado inmobiliario en crisis, caracterizado por precios de cotización y tasas de interés elevados, y se sienten cada vez más desesperanzados y frustrados . El año pasado, la edad media de quien compra una vivienda por primera vez subió a 36 años, según la NAR, en comparación con los 29 años de la generación de sus padres. Mientras tanto, los precios de las viviendas se mantienen cerca de los máximos históricos de la pandemia. La media estadounidense es de unos 420.000 dólares, con precios mucho más altos en el oeste, más de 600.000 dólares y alrededor de 430.000 dólares en el noreste, según datos de la Reserva Federal.

Las tasas de interés de una hipoteca de tasa fija a 30 años cayeron recientemente por debajo del 7 por ciento por primera vez en meses. Los costos de endeudamiento son más del doble que a principios del año pasado.

Los inventarios –particularmente el número de viviendas iniciales– permanecen en mínimos históricos ; Los compradores más jóvenes también están siendo superados por los baby boomers que llegan con ofertas totalmente en efectivo. Hubo menos ventas de viviendas existentes en octubre que en cualquier mes desde 2013, según datos de la NAR, y 2023 está en camino de registrar la menor cantidad de ventas de viviendas existentes de cualquier año desde 2011.

“Dado el colapso de la asequibilidad de la vivienda, no es sorprendente que los jóvenes permanezcan en casa de sus padres por más tiempo para administrar sus gastos, ahorrar en el alquiler y para el pago inicial para poder comprar una casa”, dijo Mark Zandi, director economista de Moody’s Analytics.

Zandi dijo que no le sorprendería que la tendencia continuara. La escasez de oferta, particularmente para viviendas iniciales, podría volverse “cada vez más difícil”, dijo.

Señaló los datos del censo de 2023 que mostraban que el 20 por ciento de los hombres entre 25 y 34 años vivían con sus padres, una cifra que ha aumentado constantemente desde la década de 1980. Para las mujeres de esa edad, fue del 12 por ciento, también un aumento constante en las últimas cinco décadas. Si bien esas cifras están aumentando en Estados Unidos, todavía están muy por detrás de países como Malta, donde el 70 por ciento de los adultos menores de 35 años vivían en casa con sus padres en 2022, según datos de Eurostat.

Compensaciones

Paulin, quien está en su tercer mandato como alcalde de Indian Head, dijo que compartía un sótano con su hermano menor, quien lo mantenía despierto por la noche charlando con sus amigos mientras jugaba “Fortnite”.

Era molesto, dijo Paulin, pero el arreglo de vivienda le permitió ahorrar gran parte de sus ingresos, y se sintió aliviado al comprar su casa el verano pasado por alrededor de $350,000 a una tasa del 6 por ciento. “No parecía que íbamos a conseguir mucho más”, dijo. “Y teníamos miedo de que si seguíamos esperando, las tasas de interés siguieran subiendo”.

Comparte este artículoNo se requiere suscripción para leerCompartir

Alex Mourousias, un ingeniero de software de 33 años de Chicago, se mostraba reacio a volver a vivir con su padre porque llevaba años viviendo solo. Pero era mediados de 2020 y la pandemia de coronavirus había encerrado a la gente en sus casas. El padre de Mourousias tenía una propuesta: no le cobraría alquiler a su hijo y sería una oportunidad para que él ahorrara lo suficiente para el pago inicial.

Mourousias fue vendida. Vivió con su padre durante seis meses. Y cuando su padre se mudó con su nueva esposa después de vender su casa, Mourousias se mudó con su madre. No fue tan malo, dijo Mourousias: su casa era lo suficientemente grande como para que no se interpusieran entre sí, y a menudo se reunían por las noches para ver el reality show “Todo en 90 días”. Cuando comenzaron a levantarse los bloqueos a mediados de 2021, Mourousias tenía suficiente para el pago inicial. En julio de 2021, compró un condominio en el vecindario West Loop de Chicago por $386,000, con una tasa de interés del 3 por ciento.

Para comprar su condominio, Alex Mourousias obtuvo una hipoteca de $386,000 con una tasa de interés del 3 por ciento. (Taylor Glascock para el Washington Post)

“Fue un regalo enorme el que me hicieron”, dijo. Perder la libertad de vivir solo “fue un precio muy justo a pagar por lo que obtuve”.

La avalancha de millennials que aprovechan el alquiler gratuito o con descuento de sus familiares coincide con la creciente prevalencia de hogares multigeneracionales. El número de estadounidenses que viven en hogares multigeneracionales se ha cuadriplicado desde la década de 1970, según el análisis de datos del censo realizado por el Pew Research Center .

Pew atribuye en parte el aumento a tendencias más amplias en el crecimiento demográfico, incluido un número cada vez mayor de familias asiáticas, negras e hispanas, que viven en hogares multigeneracionales en tasas más altas que sus homólogos blancos. Según el estudio, alrededor de un tercio de los adultos estadounidenses dijeron que cuidar a un miembro de la familia era una razón importante para su acuerdo, mientras que 4 de cada 10 citaron cuestiones financieras. Los investigadores de Pew descubrieron que quienes vivían en hogares multigeneracionales tenían menos probabilidades de vivir en la pobreza, y eso era especialmente cierto en el caso de los grupos económicamente más vulnerables, como los residentes negros e hispanos.

Los crecientes costos de ser propietario de una vivienda han tenido un impacto especial en los compradores de vivienda negros y latinos, quienes han solicitado hipotecas a tasas decrecientes desde el inicio de la pandemia, dijo José Loya, profesor asistente de UCLA que investiga la desigualdad en la vivienda. Estos grupos se ven afectados desproporcionadamente por el aumento de los precios de las viviendas porque tienden a tener ingresos más bajos, afirmó.

“Están siendo expulsados”, dijo Loya.

Los millennials que se mudan a casas familiares ubicadas en mercados inmobiliarios de moda a menudo todavía se ven excluidos de su propio vecindario. Eso le sucedió a Jackson Cowart y su esposa, Emma, ​​quienes se mudaron con la madre de Cowart a su casa en los suburbios de Seattle durante siete meses para ayudarla con un problema médico.

Incluso con un ingreso anual combinado de alrededor de $200,000, sabían que serían expulsados ​​por completo del mercado inmobiliario de Seattle , donde el precio medio de cotización ronda los $840,000, según Redfin. Cowart dijo que él y su esposa buscaron constantemente casas en línea durante los meses que estuvieron en la casa de su madre. Finalmente se decidieron por una casa de dos habitaciones a 70 millas al oeste de Seattle, enclavada en el bosque en la base del Parque Nacional Olympic.

“Absolutamente vale la pena”, dijo Cowart.

Vía: The Washington post