Amazon en la mira por vender un químico que ha sido utilizado en suicidios

 

El sitio de comercio electrónico, entre otras plataformas de venta por internet, ha sido advertido del peligro de vender una sustancia utilizada en suicidios.

 

Las peticiones a Amazon fueron explícitas. Un conservante de alimentos vendido por el minorista en línea y otros sitios de comercio electrónico se estaba utilizando como un veneno para suicidarse.

“Por favor, dejen de vender este producto”, comenzaba una reseña, publicada en Amazon en julio de 2019 por una persona que escribió que una sobrina lo había utilizado para suicidarse. “Ya notifiqué a Amazon y dijeron que ayudarían con esto, pero no lo han hecho”.

Desde entonces, los suicidios vinculados con la venta de la sustancia a través de Amazon han continuado. The New York Times identificó a diez personas que se suicidaron con el compuesto químico después de comprarlo a través del sitio en los últimos dos años, entre ellas una chica de 16 años en Ohio, un par de estudiantes universitarios en Pensilvania y Misuri, y un joven de 27 años en Texas cuya madre demandó a Amazon por homicidio culposo. Fueron tantas las personas que compraron el conservador con el fin de intentar suicidarse que el algoritmo de la empresa comenzó a sugerir otros productos que los clientes también compraban con frecuencia junto con el conservador para tales fines.

Pero cuando los familiares de los fallecidos y otras personas alertaron a Amazon de las muertes y del peligro de las ventas, la empresa se negó a actuar.

Ahora, algunos miembros del Congreso de Estados Unidos exigen respuestas. En una carta enviada en enero a Andy Jassy, presidente y director ejecutivo de Amazon, un grupo bipartidista de integrantes de la Cámara de Representantes solicitó un informe de las ventas del conservante por parte de la empresa, de los suicidios relacionados, así como información sobre cómo el minorista había abordado los peligros y una explicación de cómo había respondido a las quejas.

La medida se produce semanas después de la publicación de una investigación del Times que vinculaba un sitio web que ofrece instrucciones explícitas sobre el suicidio con un largo rastro de muertes. La mayoría de los fallecimientos se atribuyeron al compuesto químico, que se vende de manera legal en muchos países. Los participantes del sitio se aconsejaban unos a otros sobre dónde comprarlo y cómo utilizarlo. Muchos de los fallecidos (el Times ha identificado a más de 50 personas) tenían menos de 25 años; algunos eran menores de edad.

En respuesta al artículo, integrantes del Congreso le solicitaron informes a Google y a otras empresas tecnológicas que ayudan a que el sitio de suicidios sea accesible y le pidieron al fiscal general Merrick B. Garland que buscara la manera de enjuiciar a sus operadores.

En su carta a Amazon, siete legisladores de la Cámara de Representantes presionaron a la empresa, con el argumento de que la facilidad y rapidez con que las personas vulnerables podían comprar el compuesto, llamado nitrito de sodio, era una “preocupación grave”.

Los legisladores quieren interrogar a Amazon porque creen que es el sitio de comercio electrónico más utilizado para comprar el compuesto y recibirlo con rapidez, además de las afirmaciones de los padres y otras personas de que se eliminaron las reseñas del producto en Amazon que advertían del peligro, dijo Lori Trahan, representante demócrata por Massachusetts e integrante de la Comisión de Energía y Comercio.

En una respuesta por escrito a los legisladores el jueves, Brian Huseman, vicepresidente de políticas públicas de Amazon, expresó sus condolencias a las familias de los fallecidos y, a la vez, defendió las prácticas de Amazon y las ventas del compuesto. Dijo que se usaba para varios propósitos y que también lo vendían otros minoristas.

“En Amazon ponemos a disposición de nuestros clientes una amplia selección de productos porque confiamos en que utilizarán esos productos tal y como lo han concebido los fabricantes”, escribió. “Al igual que muchos productos de consumo ampliamente disponibles”, agregó, el compuesto “por desgracia, puede ser mal utilizado”.

Los legisladores consideraron insuficientes las respuestas de la empresa.

“Con su respuesta, Amazon tuvo la oportunidad de colaborar con nosotros en este asunto que, de manera trágica, está acabando con la vida de personas en toda nuestra nación”, dijo Trahan. “En cambio, no respondió a muchas de nuestras preguntas más fundamentales”.

En los intercambios por correo electrónico con el Times, un vocero de Amazon se negó a comentar sobre las diez muertes que el Times identificó.

Otros sitios declararon que habían restringido las ventas del compuesto.

El año pasado, un director de eBay le escribió a un médico forense en Inglaterra que la compañía había prohibido las ventas globales del compuesto en 2019 después de recibir un informe sobre su posible uso en suicidios. Sin embargo, el Times identificó ocho suicidios relacionados con las ventas del veneno en eBay desde entonces, incluida una muerte que el forense estaba analizando.

La empresa eBay no respondió a los correos electrónicos ni a mensajes detallados en busca de comentarios. Pero en la carta al forense, el director de eBay reconoció que, a pesar de la prohibición, era posible que “vendedores sin escrúpulos o inconscientes burlaran nuestras políticas y filtros”. Escribió que la empresa apoyaría las restricciones gubernamentales a las ventas en línea de la sustancia química para prevenir los suicidios.

En noviembre de 2020, Etsy prohibió la venta del compuesto, dijo un portavoz, que no quiso explicar por qué. Un cliente de Etsy publicó en mayo de 2018 que planeaba utilizar lo que había comprado para suicidarse. En agosto de 2020, un hombre de 35 años en Misisipi escribió en la página de suicidios que había comprado el compuesto en el sitio. Días después, estaba muerto.

Estados Unidos es uno de los muchos países que permiten la venta del compuesto químico como conservante de alimentos, y la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos regula su uso para ese fin.

No se ha dado un seguimiento sistemático a los suicidios relacionados con el compuesto, pero el Times identificó a decenas de personas que lo habían consumido desde 2018 en Estados Unidos, el Reino Unido, Italia, Canadá y Australia. Más de 300 miembros del sitio web de suicidios habían anunciado sus intenciones de usar el compuesto para quitarse la vida.

Un estudio de 47 casos de envenenamiento por el conservante reportados al Sistema Nacional de Datos de Envenenamiento durante un periodo de cinco años encontró que los intentos de suicidio con él habían aumentado desde 2017. Un artículo publicado en 2020 en The Journal of Emergency Medicine advirtió que, dado que el compuesto “es fácilmente accesible a través de vendedores en línea, y está circulando a través de varios foros de suicidio”, las salas de emergencia podrían recibir a más pacientes que lo habían usado.

Kyle Pires, médico residente de urgencias del Hospital Universitario de Yale que trató a una mujer de 28 años que había comprado el compuesto en Amazon, escribió en la revista Clinical Toxicology sobre su muerte y sobre el reciente aumento de suicidios por este método. El artículo, publicado el pasado mes de mayo, afirmaba que los responsables políticos deberían ser conscientes del uso del conservante para los suicidios, y animaba a los servicios de urgencias a almacenar dosis de un antídoto, el azul de metileno, que puede evitar la muerte si se administra a tiempo.

En una entrevista, Pires dijo que las empresas deberían ser capaces de comprar el conservante, pero la venta a particulares debería estar prohibida.

“Existe el argumento de que es un terreno resbaladizo restringir las ventas de algo que es legal solo porque algunas personas lo utilizan para suicidarse”, dijo Pires. Pero, añadió, “se trata de un análisis de coste-beneficio de un pequeño número de aficionados que utilizan este producto químico para curar la carne en casa frente a este número creciente de jóvenes, incluidos los adolescentes, que lo utilizan para suicidarse. Para mí, es un cálculo fácil”.

En el Reino Unido, durante casi dos años, los médicos forenses han estado haciendo énfasis en los suicidios relacionados con la compra en línea del conservante y le han solicitado al gobierno que tome cartas en el asunto. Un grupo intergubernamental está trabajando con las empresas —incluidos los fabricantes y los proveedores en línea del conservante— para reducir el acceso y poner fin a algunas ventas a particulares, según un portavoz del Departamento de Salud y Asistencia Social del gobierno. El Reino Unido ya exige a los vendedores que informen a las autoridades policiales de cualquier compra sospechosa del compuesto, aunque no está claro con qué frecuencia se realizan estas notificaciones.

Algunas empresas han ido más allá.

Metalchem, un vendedor británico, dejó de ofrecer el compuesto al público en abril de 2020, después de saber que se había utilizado para el suicidio. Mike Keay, director ejecutivo de la compañía, también notificó a un forense británico que había pedido a otras empresas que dejaran de vender el compuesto en línea “cuando el motivo de la compra no se pueda determinar de manera razonable”.

“Por desgracia, han pasado casi dos años y el conservante sigue disponible en línea, incluso en Amazon, con envíos a todo el mundo”, escribió Keay en un correo electrónico al Times la semana pasada.

En Estados Unidos, Amazon continuó recibiendo quejas sobre sus ventas del compuesto, entre ellas una de mayo de 2020 de una persona cuyo padre acababa de usarlo para quitarse la vida; en octubre de 2020, una de la afligida madre de un joven de 18 años que se había suicidado, y, el año pasado, una de Ruth Scott de Schertz, Texas, quien ahora está demandando a la empresa.

Un representante de Amazon expresó sus condolencias y dijo a Scott que “al menos su hijo está ahora de la mano de nuestro Dios”.

Image
Credit…Tamir Kalifa para The New York Times

Su hijo de 27 años, Mikael, quien había tenido dificultades con la depresión, se enteró del compuesto en el sitio web de suicidio y lo compró en Amazon. Se suicidó en diciembre de 2020.

Ruth Scott mencionó que se había puesto en contacto en cinco ocasiones con Amazon para informarle y solo se había topado con pared. Un representante de servicio al cliente le escribió que su mensaje sería transmitido al departamento pertinente.

“Lamento su pérdida”, decía el correo electrónico, que fue revisado por el Times. “Pero al menos su hijo ahora está de la mano de nuestro Dios”.

Después de que Carrie Goldberg, la abogada de Scott, le escribió al abogado general de Amazon y le pidió a la empresa que retirara el producto de su plataforma, los abogados de Amazon señalaron una ley de Texas y fallos judiciales que protegen al vendedor de un producto legal utilizado en un suicidio.

“Saben que está matando gente. Lo saben muy bien, simplemente no les importa”, dijo Scott.

 

Vía: The New York Times

Comentarios


Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06