Inicia auditoría en Tribunal por autos clásicos y nepotismo

Magistrado presidente solicita incluir en indagatoria los casos de nepotismo detectados en el interior del órgano jurisdiccional

 

El magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas Valdez, solicitó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) investigar el uso del taller mecánico propiedad de la institución para la reparación de automóviles clásicos de lujo.

Asimismo, el magistrado Vargas Valdez pidió a la ASF incluir en la indagatoria los casos de nepotismo detectados en el interior de este órgano jurisdiccional.

EL UNIVERSAL dio a conocer recientemente que el magistrado Felipe Fuentes Barrera utilizó el taller del Tribunal Electoral para la reparación de varios autos clásicos de su propiedad.

El hecho ocurrió entre 2017 y 2019, situación de la cual Fuentes Barrera aún tiene un adeudo.

Además, se dio a conocer que el tribunal ha sido parte de una cadena de nepotismo, ya que los magistrados Fuentes Barrera y Felipe de la Mata Pizaña han utilizado la institución para acomodar a familiares y amigos, entre otros.

Ello derivó en que el viernes pasado se dieron, al menos, tres renuncias que serán efectivas a partir del 15 de mayo próximo.

El magistrado presidente del tribunal pidió a la ASF incluir en la auditoría —que actualmente lleva a cabo— los hechos denunciados a través de este diario.

“Me permito solicitar muy respetuosamente su amable intervención, a efecto de que se proceda a corroborar dichos hechos, al amparo de la auditoría referida”, se indicó en el oficio enviado al auditor Superior de la Federación, David Colmenares.

Vargas Valdez expresó en el oficio que, desde el momento en que asumió el cargo de presidente del TEPJF, adoptó como ejes rectores de su administración la transparencia y la responsabilidad en el uso de los recursos públicos: “Buscando con ello erradicar cualquier acto de corrupción que se detecte, vigilando escrupulosamente el buen servicio y disciplina en las oficinas de este órgano jurisdiccional, tomando cualquier medida urgente y necesaria para ello, informándolo de inmediato a la comisión de administración, de la que también soy presidente”.

Resulta de vital importancia, subrayó, que en caso identificar información relacionada con los hechos —a partir de los trabajos de fiscalización que se llevan a cabo actualmente— se comparta con el Tribunal Electoral y así se puedan tener elementos necesarios para implementar las medidas correspondientes en caso de detectarse el mal manejo de recursos financieros, materiales y/o humanos por parte de algún funcionario público del órgano jurisdiccional. Ofreció hacer llegar información relevante a la ASF, que pueda servir para esclarecimiento de los hechos.

Antecedentes del caso

El pasado 7 de mayo, EL UNIVERSAL dio a conocer que, con base en fuentes del Tribunal Electoral, el caso ya está en investigación y se pediría la intervención de la ASF.

Se detalló que la restauración de los vehículos de Fuentes Barrera tuvo como intermediario a personal de confianza del propio magistrado, quien participó en la entrega, recepción y pagos.

Fuentes Barrera llegó a la Sala Superior del TEPJF en noviembre de 2016, y para abril de 2017 ingresó al taller de la institución el automóvil Chevy Nova hatchback modelo 1975 para su restauración total.

De ese auto se hizo un presupuesto aproximado de 400 mil pesos y el tiempo de entrega fue de siete meses.

Sin embargo, aún se adeudan 93 mil pesos que fueron destinados al pago de personal de apoyo de hojalatería, gestoría de placas, pasajes y materiales pequeños de consumo, como estopa, algodón desengrasante, aceite y soldadura, entre otros, todo propiedad del TEPJF.

En septiembre de 2017, al taller ingresó un nuevo vehículo: un Chevrolet Chevelle modelo 69, para el cual se presupuestaron 742 mil 500 pesos para la compra de materiales y refacciones.

Previo a que este automóvil entrara al taller del TEPJF se arrendó un taller alterno, ya que en el institucional aún permanecía el Chevy Nova hatchback modelo 1975. El costo se pagó igual que en el primer caso: en abonos de 5 mil pesos.

En septiembre de 2018, ingresó al taller del tribunal un nuevo automóvil antiguo para su restauración. Se trató de un Chevrolet Bel Air 53. Este proceso se llevó un año; fue entregado listo en septiembre de 2019.

El costo de reparación fue de 319 mil pesos y se pagó en abonos de 5 mil. El adeudo, para este caso, es de 66 mil 750 pesos.

Para junio de 2019, ya siendo Fuentes Barrera magistrado presidente de la Sala Superior del TEPJF, se coordinó la entrada de un Ford Galaxie 67 para su restauración, que concluyó en agosto de 2019. Aquí el presupuesto fue de 97 mil 500 pesos, que se pagaron de igual forma, en abonos de 5 mil pesos, de lo cual se encargó el secretario particular del magistrado. Se quedó un adeudo de 45 mil 750 pesos que fueron para trámite de placas, tapicería y materiales pequeños de consumo, propiedad del TEPJF.

En octubre de 2019 se coordinó la restauración de un Ford Mustang Mach One modelo 73, cuya reparación se pidió que no se hiciera en las instalaciones del taller de la colonia San Francisco Culhuacán, sino en otro lugar. La restauración terminó en junio de 2020, siendo Fuentes Barrera todavía magistrado presidente.

 

 

Vía: El Universal

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06