Sor Mariana de San Pedro

Todavía no cumple Samuel García su primer mes como gobernador de Nuevo León y ya se va con su influencer pareja, Mariana Rodríguez, de gira por Escocia y el Vaticano

POR RAMÓN ALBERTO GARZA/CODIGO MAGENTA

Todavía no cumple Samuel García su primer mes como gobernador de Nuevo León y ya se va con su influencer pareja, Mariana Rodríguez, de gira por Escocia y el Vaticano.

El pretexto de La Pareja Disney de la política mexicana es que dice que recibieron una invitación del Papa Francisco, para asistir a una santísima audiencia.

Y aunque no lo crean, Samuel García dice que la razón de la invitación es que Su Santidad está impactado con la influencer y primera dama de Nuevo León, y que quiere conocerla en persona.

Vean lo que dijo el gobernador: “Fue tan impactante el asunto (de Mariana Rodríguez) que hasta allá le llegó y hoy por la mañana, hace unas horas, nos confirmaron el poder ir a saludar al Papa y hablar de los temas de México y el Mundo”.

“Fue directamente del Vaticano (la invitación). Tienen ellos el miércoles una audiencia donde reciben mandatarios y el tema de Mariana fue de tanto impacto, que nos están haciendo la invitación a ambos”.

¿De verdad, creen Samuel y Mariana, que el Papa está tan atento de las frivolidades a las que nos tienen acostumbrados la pareja que co-gobierna el estado más industrial de México?

¿Acaso le pedirán al jerarca supremo de la Iglesia Católica les otorgue la confesión y la absolución para todos los pecados y excesos que cometieron con los gastos de campaña, en declaraciones plagadas de mentiras ante el INE y el Tribunal Electoral?

Es imposible con ese anuncio -más falso que un billete de un millón de pesos- el dejar de pensar en dos sucesos que la memoria evoca de inmediato.

Uno, el del frustrado viaje que en su momento emprendieron Vicente y Marta Fox al Vaticano, en los días del Papa Juan Pablo II, quien se negó a recibirlos porque -a diferencia de Samuel y Mariana- no estaban todavía desposados.

Aquel desaire papal acabó impreso en una fotografía en la que el entonces presidente de México y su también inquieta primera dama -tan inquieta como la influencer Mariana- se daban un beso teniendo a sus espaldas como bendito escenario la Basílica de San Pedro.

Marta Fox despachaba entonces su fundación Vamos México, que acabó en un escándalo de corrupción financiero, político y empresarial. Mariana ya creó su oficina de Amar a Nuevo León… ¡Que Dios nos agarre confesados!

El otro recuerdo que viene a la memoria es el del anuncio de Samuel García, quien ya electo dijo en junio pasado que viajaría con su esposa Mariana a Washington para entrevistarse con Nancy Pelosi.

Ya en los pasillos del Capitolio fueron avisados de que su reunión con la presidenta del Congreso de los Estados Unidos no figuraba en la agenda.

Debieron conformarse con tomar una fotografía a la entrada de la oficina de la mujer más poderosa de Norteamérica para subirla en sus redes. Querían demostrar que estuvieron ahí, aunque la audiencia nunca existió.

Pero ese parece ser el pan nuestro de cada día en un Nuevo León que está viviendo un reality show político.

Sus protagonistas son el gobernador y su exitosa influencer y esposa, quien por cierto le está robando cámara a su marido, quien todavía sin calentar la silla estatal ya siente que está pavimentando su camino rumbo a la sucesión presidencial 2024. Ya se ve en Palacio Nacional.

En estos mismos días en que anuncian que el Papa Francisco es fan de la influencer regiomontana, Mariana Rodríguez dio dos temas más que saturaron las redes sociales.

El más reciente fue el de vender un cambio de look en su cabello como un acto de empatía hacia un humilde niño con leucemia, al que tenían que rapar.

Cuestión de ver cómo aquello terminó en una auténtica tomada de pelo, que acabó por presentar a Mariana Rodríguez con el look de Claire Underwood, la ambiciosa esposa del presidente norteamericano en la serie “House of Cards”. Una primera dama que, dicho sea de paso, acaba por quedarse con la silla presidencial.

Pero nadie puede olvidar que, en esos mismos días, Mariana Rodríguez incursionó en el Palacio de Cantera -sede del gobierno de Nuevo León- vestida de Cenicienta, “looking for a fella” (Buscando a su príncipe).

Sería esta “Cenicienta de Cantera” el estreno de la saga de Disney que incluirá en un futuro, estrenos como “El Rey León, de Nuevo León”, o “La Bella (Mariana) y La Bestia (Samuel)”, o “La Dama (Influencer) y el (Gobernador) Vagabundo”. Aunque si de plano el gobierno se atora, si no avanza, obligado sería filmar “Frozen”.

Pero qué se le va a hacer, cuando los líderes empresariales que encumbraron políticamente a esta pareja del social media justifican ese padrinazgo diciendo: “Es que son otros tiempos, no entendemos a las nuevas generaciones”.

Ojalá que, conforme avance el nuevo sexenio en Nuevo León, el carruaje de Cenicienta no acabe en una calabaza naranja y que los briosos corceles -como los que presumía su antecesor el Bronco- no se transformen en lo que siempre fueron… simples ratones.

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06