• Moviendo Ideas
  • Slide
  • AMLO SALE DE COMPRAS. VA POR CANDIDATOS DESCARTABLES DE LA OPOSICIÓN EN 2022

AMLO SALE DE COMPRAS. VA POR CANDIDATOS DESCARTABLES DE LA OPOSICIÓN EN 2022

Seis gubernaturas estarán en disputa en 2022 y Morena ya alista la estrategia de cazar candidatos populares rechazados por la oposición, que le ha dado buenos resultados. Así pinta el panorama en Aguascalientes, Tamaulipas, Hidalgo, Durango, Quintana Roo y Oaxaca.

 

EMEEQUIS.– La estrategia de Morena rumbo a las seis gubernaturas que están en juego en 2022 se basará en la “repesca” de aspirantes descartados por la oposición. En especial en aquellos estados donde su oferta sea menos competitiva.

Las entidades donde se realizarán comicios para gubernatura dentro de ocho meses, son: Aguascalientes, Tamaulipas, Hidalgo, Durango, Quintana Roo y Oaxaca.

El partido del presidente Andrés Manuel López Obrador encabeza las preferencias en Oaxaca, Hidalgo y Tamaulipas. En Quintana Roo parece que habrá una disputa cerrada entre el morenismo y los aliancistas del PRI, PAN y PRD.

Pero, de acuerdo con fuentes locales, en Aguascalientes y Durango, el dirigente de Morena, Mario Delgado, apuesta por el desfonde del aliancismo para lanzarse al reclutamiento de los candidatos descartados.

EMEEQUIS presenta aquí una primera aproximación a los comicios del 5 de junio de 2022, las plazas donde habría alianza y los movimientos iniciales en las estrategias de los aspirantes.

AGUASCALIENTES

En Aguascalientes, Morena ya acecha a uno de los probables candidatos descartados del PAN, pero la definición dependerá de la configuración de la competencia y de los procesos internos.

Una alianza de partidos opositores aún es incierta, aunque todavía hay tiempo y hay voces que la impulsan. Por ahora, el PAN presenta preferencias de hasta 45% en las encuestas iniciales, lo que impulsa al grupo gobernante local a una apuesta en solitario.

La administradora pública y doctora en derecho, Teresa Jiménez Esquivel, de 36 años, luce como la favorita en el círculo del gobernador Martín Orozco Sandoval y trae buenos números en los sondeos. Salió de la alcaldía de la capital hidrocálida (2017-2021) directamente a una diputación federal plurinominal, y cuenta con apoyos, inclusive, en el PRI.

Por ejemplo, la también exalcaldesa de Aguascalientes y excandidata tricolor al gobierno del estado (2016), Lorena Martínez Rodríguez, manifestó hace una semanas su simpatía por la legisladora albiazul: “Sinceramente creo que gracias al trabajo de personas como Tere Jiménez ha sido posible frenar a Morena, (…) creo que la tarea de Tere ha sido importante, es una gobernante cercana a la gente”.

Pero Jiménez no es la única aspirante a la nominación panista. Su más fuerte competidor es el senador Antonio Martín del Campo, quien desde el arranque del proceso ha dejado claro que su ambición de ser candidato no se circunscribe al proceso panista, pues ha “entrado en pláticas”, para empezar, con MC, según revelaciones de Gustavo Granados Corzo, coordinador estatal de los naranjas. Y eso que no todas las reuniones de Martín del Campo son públicas hasta ahora.

Lo cierto es que el senador albiazul es el tipo de “presa” que está en la mira del dirigente nacional morenista, Mario Delgado, en este caso para intentar quebrar al panismo hidrocálido.

De concretarse una caza de esa envergadura por parte de Delgado, el proceso interno morenista sería no más que un espectáculo doméstico.

El dirigente estatal, Eulogio Monreal Ávila, hermano del cacique zacatecano Ricardo Monreal, esclareció que cuenta con tres candidatos: Nora Ruvalcaba, delegada de Programas Federales de la secretaría del Bienestar; Aldo Ruiz Sánchez, exdelegado federal, quien proviene del movimiento “Yo Soy 132”, una organización proselitista que en 2012 promovía la candidatura de AMLO en ámbitos universitarios; y Arturo Ávila, excandidato a la alcaldía de Aguascalientes.

En las encuestas también suenan, dentro del PAN, Fernando Herrera, vocero del PAN estatal; y Martha Márquez, senadora.

En el PRI, donde la competitividad electoral ha mermado, están Blanca Rivera Ríos, expresidenta del DIF estatal, esposa del exgobernador Carlos Lozano de la Torre. Se menciona con insistencia a Lorena Martínez, excandidata (2016), quien ya se ha descartado.

DURANGO

En la tierra del alacrán se halla en proceso la construcción de dos alianzas: PAN-PRI-PRD, por un lado; y PT-Morena-PVEM por otro. En ambos casos la moneda está en el aire, pues las costuras no terminan de cerrar, ya que tanto el albiazul como el tricolor han reclamado públicamente el derecho de que uno de sus respectivos cuadros debe encabezar la coalición.

El PAN arguye su condición de partido gobernante en la entidad. El PRI alega que quedó a la cabeza en la cosecha de votos de la elección federal de junio pasado.

Dentro del blanquiazul despuntan dos piezas del gobierno de José Rosas Aispuro: Héctor Flores Ávalos, secretario general de Gobierno; y María del Rosario Castro Lozano, coordinadora del Gabinete.

Pero también aparecen enfilados Javier Castrillón Garza, exsecretario de Seguridad Pública, y Patricia Flores Elizondo, exjefa de la Oficina de Presidencia durante el gobierno de Felipe Calderón.

Patricia Flores Elizondo ya estuvo en el gobierno de Felipe Calderón. Foto: Facebook.

En el PRI la lucha es protagonizada por dos diputados locales: Luis Enrique Benitez Ojeda, diputado local y exdirigente estatal del tricolor (2017-2021), y el presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Esteban Villegas Villarreal.

En el espectro obradorista hay una trama semejante. PT y Morena se disputan el derecho de encabezar la eventual alianza.

En el primero, es el exsenador Alejandro González Yáñez quien considera que ha ganado a pulso y a lo largo de décadas el derecho de competir por la nominación. Su apoyo de larga data al movimiento de AMLO está documentado.

Pero en Morena tienen sus propios aspirantes. Entre estos figuran Alma Marina Vitela, alcaldesa de Gómez Palacio; Manuel Espino Arévalo, comisionado del Servicio de Protección Federal (quien anunció que hablaría con AMLO para comentarle sobre sus aspiraciones); y José Ramón Enríquez Herrera, senador y  exalcalde de la capital duranguense.

Ambos escenarios lucen escabrosos. Pero Morena tiene una tercera vía: la prensa local ha destacado en semanas recientes que al priísta Esteban Villegas se le va complicando conseguir la nominación de la alianza con el PAN y que tiene en marcha la construcción de un plan “B”.

Ha trascendido la relación de confianza y cercanía con una de las aspirantes a la nominación morenista, la alcaldesa Alma Marina Vitela, y con su grupo. También se mencionan en el columnismo local sus óptimas relaciones con el PVEM y con Redes Sociales Progresistas (PRS).

Un escenario como ese podría ser el que esté esperando Mario Delgado para encontrar un candidato externo que desactive el conflicto intra-obradorista y potencialice la competitividad electoral de Morena.

Francisco Xavier Berganza y Susana Harp suenan en Hidalgo y Oaxaca. Fotos: Faceboook.

HIDALGO

El escenario ideal para Morena en el estado de Hidalgo radica en que sus principales contrincantes presenten candidatos diferentes cada cual. En contraste, la opción más propicia para el PRI, el  PAN y el PRD es una alianza que, sin embargo, no termina por arrancar.

Por ahora, Morena lleva la ventaja. Así lo exponen las pocas encuestas que han visto la luz del día, como la de Massive Caller, que le dan un contundente 44.7% al partido obradorista, contra 22. 5% que tiene al PRI.

No obstante, en la combinación con candidato, Morena baja ocho puntos y el PRI sube algunas décimas. El mejor posicionado de los morenistas es el coordinador de la bancada local tricolor, Francisco Xavier Berganza. El intérprete de “Perdóname” concita el 33.7% de las preferencias.

En tanto, en el PRI, quien lleva la delantera es la abogada Carolina Viggiano Austria, que alcanza apenas 23% de las simpatías. A pesar de encarnar un perfil con destacada trayectoria y tener fama de carismática, Viggiano Austria apenas aporta unas pocas décimas al tricolor.

Al parecer, le pesan demasiado los apellidos. No sólo los propios  ―pues desciende de un fiero cacicazgo asentado en la región de Tepehuacán de Guerrero, al norte de la entidad―, sino también los de su esposo, el coordinador de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados federal y exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira.

Pero lo cierto es que la expresidenta de la Suprema Corte de Justicia hidalguense es la mejor posicionada en su partido, diez puntos por encima de su principal contrincante, Israel Félix Soto, secretario particular del gobernador Omar Fayad Meneses; de la senadora Nuvia Mayorga o del exdirector del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), David Penchyna.

Una opción para los tricolores es construir la alianza con PAN y PRD para sumar la mayor cantidad de votos posibles. La suma de los azules le aportaría 10 puntos porcentuales, con lo que podrían ponerse a sólo cinco de distancia del baladista romántico Berganza.

Por su parte, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, anunció apenas al concluir el proceso electoral federal de junio que su organización estaba dispuesta a repetir la alianza para el proceso local de 2022. Y si bien el partido del sol azteca tiene presencia limitada en la entidad, “toda suma es adición”, según los viejos manuales.

Federico Hernández Barros, representante del PRI ante el Instituto Estatal Electoral dijo hace un par de semanas que ante la complejidad de la elección que viene y ante los movimientos del poder presidencial, el tricolor seguirá buscando acuerdos con otras fuerzas políticas para participar electoralmente y contener la intervención presidencial:

“Nos queda claro que vamos a enfrentar una elección muy competida”, ya que “los instrumentos del poder presidencial se han movido de tal manera que han afectado los procesos electorales locales. (…) Tenemos que hacer frente común que hoy buscan fortalecer una idea centralista del poder”, dijo Hernández Barros.

Pero Juan Manuel Valera Piedras, dirigente estatal del tricolor, no tiene premura alguna. Apenas a finales de agosto, informó que sería hasta diciembre cuando el partido evaluaría la posibilidad de la alianza.

“Yo creo que será hasta fin de año, ahorita no hay prisa”, dijo Valera. dijo que por ahora trabajaban “en la unidad” partidista y en “afinar las estructuras”.

Para el PAN, la alianza es también la mejor opción. Ninguno de los dos panistas con mayor visibilidad ―el coordinador parlamentario local, Asael Hernández Cerón y el dirigente estatal albiazul, Cornelio García Villanueva― convocan más de 10% de la intención de voto.

Con la senadora Xóchitl Gálvez fuera de la contienda ―quien espera conquistar la nominación para la Ciudad de México en 2024―, el PAN se queda sin figuras de relieve nacional en Hidalgo.

TAMAULIPAS

Ante el desprestigio del gobernador panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, la disputa por la nominación a la gubernatura se ha encarnizado en Morena. Son casi una decena los aspirantes, pero en las encuestas sólo figuran, en ese orden, Rodolfo González Valderrama, director de Radio Televisión y Cinematografía de la Secretaría de Gobernación, y el senador Américo Villarreal.

Los demás son José Ramón Gómez Leal, delegado de Programas Federales; Erasmo González Robledo, diputado federal (distrito VII); Adrián Oseguera Kernion, alcalde de Ciudad Madero; Maki Ortiz Domínguez (expresidenta municipal panista de Reynosa cuyo hijo, Carlo Peña Ortiz, contendió por dicha alcaldía en 2021 bajo postulación de Morena); Mario López Hernández, alcalde de Matamoros.

Rodolfo González Valderrama va adelante en Tamaulipas. Foto: Facebook.

También aspiran a la nominación morenista Héctor Garza González, exjefe de la Unidad Administrativa de la SEP y de la Segob, el expriísta Felipe Garza Narváez y hasta el exasambleísta capitalino, y suplente y colaborador de Ricardo Monreal, Alejandro Rojas.

El PAN de Cabeza de Vaca está incurriendo en el pecado de soberbia: quiere ir sin alianza. El propio mandatario “destapó” a César Verástegui Ostos, secretario general de Gobierno; Gerardo Peña Flores, diputado federal; y Jesús Nader Nasrallah, alcalde de Tampico, como aspirantes con posibilidades de obtener la candidatura.

En el PRI sólo ha aparecido por ahora Ramiro Ramos Salinas, exdiputado local y expresidente estatal del PRI.

Por MC también hay sólamente un precandidato hasta ahora, Arturo Díez Gutiérrez, exalcalde de Ciudad Victoria.

QUINTANA ROO

En Quintana Roo la alianza opositora tampoco es cosa consumada, aunque parece más cercana a la realidad. La posibilidad de que se concrete radica en que el PRI llevaría mano en la designación de candidato.

En el tricolor se enfilan como probables abanderados Arturo Contreras Castillo, secretario de Gobierno de Quintana Roo; y Filiberto Martínez Méndez, exalcalde Solidaridad.

No obstante, el PAN tiene sus propios aspirantes: el diputado local Eduardo Martínez Arcila, diputado local y la senadora Mayuli Latifa Martínez Simón.

E incluso en el PRD han surgido postulantes: Jesús Pool Moo, diputado federal; Julián Ricalde Magaña, exalcalde de Benito Juárez; Nivardo Mena, presidente municipal de Lázaro Cárdenas; Gerardo Mora Vallejo, gerente de la comisión de Agua Potable y Alcantarillado del gobierno del estado.

El actor Roberto Palazuelos pelea por la postulación de MC. Foto: Instagram.

 

Dentro de Morena la lucha luce más encarnizada por ahora: la senadora Marybel Villegas Canché, senadora; José Luis Pech Vázquez, senador; Mara Lezama Espinosa, alcaldesa de Benito Juárez.

Incluso en MC hay una dura batalla por el abanderamiento. Se mencionan a Roberto Palazuelos; Gustavo Ortega Joaquín, exalcalde de Cozumel (sobrino del gobernador Joaquín González); Issac Janix Alanis, excandidato de Fuerza por México a la alcaldía de Benito Juárez (que le fue anulada por violencia política contra Mara Lezama).

OAXACA

En Oaxaca el “destapador” parece inclinarse por   la senadora Susana Harp Iturribarría, hija del empresario de origen lbanés Antonio Harp Abud. La fórmula Harp – Morena se coloca 24 puntos por encima del PRI en los sondeos (Demoscopía Digital).

No obstante, hay otros aspirantes, como Salomón Jara Cruz, senador; el exlegislador José Antonio Estefan Garfias (externo); y Luis Antonio Ramírez Pineda (director ISSSTE), hijo del exgobernador priísta Heladio Ramírez López (externo).

También ha levantado la mano Héctor Sánchez López, exdirigente estatal del PRD y fundador de la famosa Coalición Obrero Estudiantil del Istmo (COCEI), antiguo aliado de AMLO.

En cuanto a la posibilidad de la alianza, hay serias complicaciones: Por un lado, en el PRI, partido gobernante en la entidad, hay una carencia de perfiles competitivos; a ello se suma  la limitada presencia del PAN, y la pulverización del PRD.

No obstante, en el tricolor suenan: Alejandro Avilés Álvarez, diputado local y coordinador del grupo priísta; Eviel Pérez Magaña, excandidato (2010) y exsecretario de Obras en el gabinete estatal; Eufrosina Cruz Mendoza, diputada federal, expanista; y Marina Benítez Tiburcio, exdiputada federal.

En el PAN despunta Natividad Díaz Jiménez, diputada local y dirigente estatal del blanquiazul.

 

@estedavid 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06