Bartlett delincuente

Si vamos a aceptar la confesión de Bartlett sobre el amasiato del PAN y de Carlos Salinas, el que es hoy el hombre favorito del presidente Andrés Manuel López Obrador es el gran traidor

POR RAMÓN ALBERTO GARZA / CODIGO MAGENTA

 

Si el presidente Andrés Manuel López Obrador fuera congruente, ya habría expulsado a Manuel Bartlett de su  gabinete de la Cuarta Transformación.

Y es que, en su comparecencia del martes en la noche ante la Cámara de Diputados hasta donde iría a explicar los pormenores de la iniciativa a la nueva Ley Eléctrica, el director de la CFE quiso desviar la atención del debate central.

Bartlett dijo cínicamente que la caída del sistema en el conteo de los votos de la elección presidencial de 1988 y que permitió la victoria del candidato del PRI, fue “un amasiato entre el PAN y Salinas de Gortari”.

“La caída del sistema fue un amasiato entre el PAN y Salinas de Gortari… ¡Claro! ¡Así fue!, un amasiato entre Salinas de Gortari y el PAN”.

El director de la CFE se confesó como el “gatillero del sistema”, el “autor material” de lo que él mismo califica como un asesinato a la democracia, por aquello de definirlo como un amasiato, una relación fuera de la ley.

Lo que dice Bartlett es una declaración que cimbra al Sistema Político. No porque se revele como algo nuevo o porque no se conociera o se sospechara.

Estamos frente a la confesión abierta del “autor material” de la mítica caída del sistema en la elección presidencial, en la que contendieron Carlos Salinas de Gortari, Manuel Clouthier, Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Ibarra.

Vamos aclarando paradas. El jefe de la banda priista de entonces era el presidente Miguel de la Madrid. Y su Secretario de Gobernación -su operador político- era Manuel Bartlett.

El ahora director de la CFE también fungía como presidente de la Comisión Federal Electoral -otra CFE muy distinta-  que era el INE de entonces. De ahí, su poder para “callar al Sistema”.

En aquel cuestionado operativo para bloquear el conteo de los votos se denunció que fue operado a través de Fernando Elías Calles, José Newman y Óscar de Lassé. ¿Acaso esos hombres cercanos al entonces Secretario de Gobernación se mandaban solos?

Si vamos a aceptar la confesión de Bartlett sobre el amasiato del PAN y de Carlos Salinas, el que es hoy el hombre favorito del presidente Andrés Manuel López Obrador es el gran traidor.

La confesión es del “gatillero” que sacó del juego al panista Manuel Clouthier, padre de Tatiana Clouthier, la ahora Secretaria de Economía.

También traicionó al perredista Cuauhtémoc Cárdenas, entonces líder moral de la izquierda mexicana y padre de Lázaro Cárdenas Batel, hoy asesor muy cercano al presidente López Obrador.

Y ni se diga de darle la espalda a quien fuera la candidata del PT, Rosario Ibarra de Piedra, madre de la hoy presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra.

¿Qué diría Carlos Salinas de Gortari de esas acusaciones? ¿Qué dicen los sobrevivientes de aquella cúpula del PAN?

Es el mismo Bartlett que después de “callar al Sistema” habría aceptado -como pago a sus patrióticos servicios- la Secretaría de Educación y la gubernatura de Puebla en el sexenio salinista.

Bartlett está confeso, públicamente, de haber “disparado el arma” que asesinó a la democracia en 1988.

Pero prefiere que todo México se distraiga admitiendo esa culpa política, antes que debatir lo de fondo, lo que de verdad importa hoy: la contrarreforma energética.

La confesión de Bartlett, de ser “el gatillero” de la caída del Sistema, es desde ya otro enorme peso sobre la espalda del presidente López Obrador.

Porque si el inquilino de Palacio Nacional insiste en que su némesis, su archienemigo es Carlos Salinas de Gortari, ¿cómo justificar el tener dentro del Gabinete a quien con sus ilícitos le abrió la puerta de Los Pinos a quien el presidente López Obrador llama El Innombrable?

Nada de qué preocuparse, para delincuente favorito confeso tenemos siempre listo el “criterio de oportunidad”.

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06