El pleito entre el fiscal Gertz y los Jenkins

El caso tiene que ver con el pleito entre los descendientes del empresario William Oscar Jenkins por una herencia de 14 mil mdp

 

En 2009, Alejandro Gertz Manero se enfrentó y venció judicialmente a los operadores de la Fundación Mary Street Jenkins, para apropiarse de la marca y el logotipo de la Universidad de las Américas. Más de una década después, el ahora fiscal general de la República consiguió órdenes de aprehensión contra sus mismos rivales, basadas en una denuncia por lavado de dinero que no había procedido desde 2016.

El caso tiene que ver con el pleito entre los descendientes del empresario estadunidense William Oscar Jenkins por una herencia que se valúa en 14 mil millones de pesos, la cual fue depositada en una fundación para apoyar proyectos de beneficencia y caridad en el estado de Puebla.

Cuentan en esas tierras que el empresario textilero, cuyos negocios florecieron desde la dictadura porfirista, pensó que el peor daño que podría hacer a sus hijos era dejarles la vida resuelta, y recurrió a una solución que es la causa de conflictos entre la familia, quienes se disputan la administración de los bienes de la Fundación.

Con sus millonarios recursos, la Fundación Mary Street Jenkins apoyó diversos proyectos educativos y deportivos en Puebla, como el Colegio Americano, los Clubes Deportivos Alpha y, desde 1966, a la Universidad de la Américas, un proyecto surgido desde 1940 bajo el nombre de México City College, y que en 1970 se estableció con el apoyo de la familia Jenkins en su actual sede, en Cholula, Puebla.

Caracterizada por una mezcla equilibrada entre académicos mexicanos y norteamericanos, en 1985 hubo una ruptura entre ambos grupos que llevó a escindir a la universidad, por lo que surgieron la conocida Fundación Universidad de las Américas de Puebla, que se quedó con el respaldo de los Jenkins, y la Asociación Civil Universidad de las Américas, instalada en 1986 en la colonia Roma de la Ciudad de México.

Ambas instituciones coexistieron como campus independientes hasta 1995, cuando Alejandro Gertz Manero llegó a la rectoría de la Universidad de las Américas A. C. —el único rector que se mantiene en registros hasta la fecha—. Desde ese momento puso en marcha una estrategia no sólo para apropiarse de la sociedad, sino para acabar con la convivencia de la otra institución con la que compartía nombre, logo y lema.

Tras una larga batalla legal, Gertz Manero terminó quitando a la Fundación Universidad de las Américas de Puebla los derechos para emplear la marca UDLA —ahora es conocida como UDLAP—, los obligó a rediseñar su tradicional logo e incluso los conminó a crear un nuevo lema universitario, con lo que reservó para su escuela de la ciudad de México la frase que acuñaron en 1940: Sapientia, pax, fraternitas.

Estos mismos rivales, Gertz y los Jenkins, se enfrentan ahora en una batalla legal de mayor envergadura, en la que la Fiscalía acusa a los hermanos RobertoMaría Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa; a su madre, Elodia Sofía de Landa de Jenkins, y a su primo Juan Guillermo Eustace Jenkins, de apropiarse de los recursos de la Fundación que lleva el nombre de su abuela, Mary Street Jenkins, a través del envío de ese capital a sociedades constituidas en paraísos fiscales, como Panamá y Barbados.

La denuncia por estos hechos fue interpuesta hace cinco años por el primogénito de esa misma familia, Guillermo Jenkins de Landa, y si bien se perciben elementos que podrían ser constitutivos de delito, preocupa que los antecedentes del caso coloquen al Fiscal de la nación como juez y parte.

 

Mario Maldonado

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06