Cuántas bufonadas más

Casi todos entendimos de manera clara y sencilla el concepto Caja China cuando su definición nos fue explicada en la película mexicana La dictadura perfecta. En esta comedia política definen que la Caja China consiste en crear un escándalo de tal magnitud que desvíe la atención de la mayoría de la población a fin de que no se dé cuenta de medidas impopulares que toman los gobiernos. Por ejemplo, endeudarse, subir impuestos, subir sueldos a funcionario de primer nivel o, en su caso, desviar la atención de un problema que rebasa al gobierno en turno, por ejemplo, inseguridad desbordada, desempleo, aumento de pobreza o nulo crecimiento.

Esta “estrategia” que parecía haber quedado olvidada resurge nuevamente en el gobierno de la Cuarta Transformación porque solo así nos explicamos las bufonadas que el presidente comenta de vez en cuando.

Ante un índice de criminalidad e inseguridad alarmante y crisis en el sistema de salud pública (dejando de lado el crecimiento económico que es de 0.0% y el desempleo que va subiendo) al presidente se le ocurre decir que para paliar estas crisis y tener recursos va a rifar el avión presidencial; así sin ton ni son lanza una ocurrencia disfrazada de solución, o elige tomarse fotos con la llanta ponchada de su camioneta durante una gira (eso sí, varias camionetas Suburban atrás) o en todos los puestos de barbacoa que se encuentra o colgarse flores y adornos en la cabeza. La pregunta es: Hasta cuándo tomará en serio la presidencia de la república y seguirá con sus bufonadas. ¿Será que, como describimos líneas arriba, todo esto será una Caja China para desviarnos la atención de una serie de reformas al Sistema Judicial en las cuales los ciudadanos tendremos menos poder para defendernos contra actos de autoridad arbitrarios bajo la premisa de que somos sujetos a investigación; o de las reformas al sistema tributario en las que ahora deducir impuestos será casi imposible o para no entrar la atención en la crisis del Sistema de Salud o en los homicidios dolosos que no paran?

Al presiente no le han explicado bien o no le han insistido lo suficiente sus asesores que existen tres áreas que deben ser primordiales: Seguridad Pública, Salud y Educación.

Tan sencillo como analizar que si no se protege a la propiedad privada las inversiones pequeñas, medianas y grandes están es riesgo y con ello, los empleos que se necesitan; el turismo también está en riesgo y se vuelve a perder otra fuente importante de ingresos, entonces ¿por qué necear con usar a la Guardia Nacional para contener migrantes? Cuando en Guerrero, Guanajuato, Puebla y casi todo el norte del país necesitan de estos elementos para reforzar el combate al crimen organizado. Lo mismo con el Sector Salud, por qué necear con empezar algo de cero mientras la gente necesita la medicina, la consulta, los análisis, etc. Todos los días, sea quien sea el gobernante en turno. Solo el presidente y sus asesores lo saben.

La 4T. deseaba gobernar desde un cambio, donde no existiera tolerancia a la corrupción y esto es aplaudible. Entonces, cómo llegamos de un extremo a otro, de querer ser un gobierno ejemplar con oportunidades para todos a un gobierno que solo hace bufonadas.

Sólo el presidente y sus asesores, lo saben.

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06