“TODAS LAS ARISTAS”.

 

“Aquel que no conoce su Historia está condenado a repetirla”, está frase tan trillada en tantas y tantas actividades de la vida, es muy acorde con los acontecimientos que han sacudido a nuestro México, con la detención del General de División Salvador Cienfuegos Zepeda, hoy conocido con el alias del “Padrino”.

Era el año de 1978, cuando el Secretario de la Defensa el General Félix Galván López, en sus participaciones señalaba que los militares tenían el derecho de ocupar cargos de elección popular, así mismo fue un militante del PRI desde 1936; y desde esa fecha cerca del poder, con la aspiración de ser Presidente de la República y, de igual manera ser Gobernador, de su estado natal Guanajuato.

Llego a la Secretaria de la Defensa, gracias a las recomendaciones que su amigo Javier García Paniagua, quien lo impulso con el Candidato de esas fechas José López Portillo, de esto da cuenta los documentos del Archivo General de la Nación, que hoy en día se encuentran desclasificados.

Al ser nombrado candidato, el Licenciado Miguel de la Madrid Hurtado, se conoce que la prensa fue quien lo candidateo para Gobernador de Guanajuato, pero el mismo se desestimó para serlo.

Pasaron los años y, en 2011 el General Brigadier Juan Manuel Barragán Espinosa, fue denunciado anónimamente de pedir 10 millones de dólares, a emisarios del hoy detenido en Estados Unidos Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, para tener contactos con el Secretario de esas fechas General Guillermo Galván G. y, con la liga de parentesco de ser yerno del General Félix Galván López, para que cesaran los operativos en el noreste.

En el Sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado, su Secretario de la Defensa fue el General Juan Arévalo Gardoqui, que para muchos dentro de la milicia fue Noble e Íntegro, y para otros, fue el General de la Eterna Sospecha; dado que tuvo que tener bajo su Administración, el tan nombrado Homicidio del Agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar conocido como el KIKI y, del piloto Mexicano Alfredo Zavala Avelar.

Los participantes de estos hechos Ernesto Fonseca Carrillo, Rafael Caro Quintero, Miguel Félix Gallardo, Manuel Salcido Uzeta, Juan José Esparragoza Moreno y, el General de División Vinicio Santoyo Feria a quien lo vinculaban con el Narcotráfico de esas fechas.

De estos hechos, salta un dato interesante el de la participación del Agente de la CIA, Félix Rodríguez Mendigutía, cubano con nacionalidad estadunidense, quien opero el tráfico de armas hacia a Centroamérica, para la Contra Nicaragüense, quien apoyo el tráfico de Cocaína para el Cártel de Guadalajara de los personajes antes citados y, Barones de la droga de esa época.

Alguien que no puede pasar desapercibido, es René Zuno Arce, quien fue capturado y, paso recluido en Norteamérica 23 años y murió en ella en 2012, cuñado del que fuera Presidente de México Luis Echeverría Álvarez; de todo este caso a 35 años de sucedido se investiga por Agentes y Fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos, quienes obtuvieron declaraciones de testigos, que implican a Agentes de la DEA y la CIA; en el complot de torturar y asesinar, al Agente Enrique Camarena Salazar y el Piloto Alfredo Zavala Avelar; por cierto, quien lo mantenía con vida era el Doctor Alvares Machain.

Estas sombras, cubren a un Secretario de la Defensa que vivió una de las etapas más oscuras de la relación del Narcotráfico y las Autoridades del País. Una de las Instituciones del Estado Mexicano que tuvo mucho que ver fue, La Dirección Federal de Seguridad, dependiente de la Secretaria de Gobernación al mando del Lic. Manuel Bartlett Díaz.

Nada en la vida es casualidad, pero muy probable causalidad, Jorge Gustavo Arévalo Kessler, sobrino del exsecretario Arévalo Gardoqui, en el 2008 fue detenido por delitos de Narcotráfico mediante la averiguación previa PGR/UEDO/044/2003, por transportar cocaína desde Esmeraldas, Ecuador.

Otro familiar del exsecretario, es su hijo Juan Alejandro Arévalo Lamadrid, quien se dice protegía al Narcotráfico, desde que fue Agente del Ministerio Público Federal en Baja California.

En la época del Presidente Carlos Salinas de Gortari, su Secretario de la Defensa, el General Antonio Riviello Bazán, le toco sortear con el Jefe del Estado Mayor, General José Ángel García Elizalde, quien protegió a los Barones de la Droga de México, y quien supo de todos los encuentros del hermano del Presidente Raúl Salinas de Gortari.

Quien no recuerda al narcotraficante de Tamaulipas, Juan García Abrego sobrino de Juan Nepomuceno Guerra, jefe del Poderoso Cártel del Golfo, quien se inicia en su periodo de juventud, como ladrón de autos y, se encumbró en el tráfico de Cocaína del Cártel de Cali, esté personaje no solo penetro los ámbitos de la Política mexicana, sino también, la de Norteamérica, pues tenía infiltrada al Servicio de Inmigración de USA, pues usaba sus autobuses para el traslado de la droga.

Su detención fue todo un viacrucis, pues se decía que las Autoridades mexicanas, no lo realizaban por pensar que tenía mucha información del grado de Corrupción y, colusión de esa época, pero nada es para siempre en ese mundo, el 14 de enero de 1996, fue detenido por Militares, Judiciales Federales, Estatales y Municipales, auxiliados por Agentes de la DEA.

Muchas más anécdotas, se pueden contar del sexenio del General Antonio Riviello Bazán, pero su mal, se puede mencionar como tibieza de no saber manejar al Jefe del Estado Mayor.

En cronología de los Generales, continuo el tiempo al General Enrique Cervantes Aguirre, con el expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León, señalado como el más alto protector de los Barones de la Droga de México, en Baja California, a los Hermanos Arellano Félix, en Juárez al Cártel de los Carrillo Fuentes con la Jefatura de Amado Carrillo Fuentes, quien se dice falleció en dudosa forma, envuelta en el misterio y la duda de que aún está vivo.

Esté épico General, fue denunciado por el entonces General Jesús Gutiérrez Rebollo, quien lo enfrento y le costó su libertad y casi la muerte, por haber investigado en ese momento a la familia de la esposa del Presidente Zedillo, Nilda Patricia Velasco, de quien se dice sus papas y hermanos, tenían negocios con el Cártel de Colima quien lo comandaba José de Jesús Amezcua Contreras sus hermanos y Jaime Arturo Ladino Ávila.

Vicente Zambada Niebla, en el libro de la Periodista Anabel Hernández, se dice que tuvo un encuentro con el General Roberto Miranda Jefe del Estado Mayor Presidencial, durante el sexenio de Enrique Cervantes Aguirre, el auge del Cártel de Juárez fue meteórico y, el Cártel del Pacífico empezó a crecer exponencialmente.

El hijo del General Gutiérrez Rebollo, denuncio al General Tomas Ángeles Dauahare, pues su dicho es que los amenazo de muerte, por órdenes del General Secretario Cervantes Aguirre, como un dato curioso anecdotario es que el General Rebollo, realizo un decomiso de 12 millones de dólares, que entrego al General Cervantes Aguirre y tardo dos años en entregar a la PGR.

En un sexenio que todos los mexicanos, pusieron sus esperanzas fue si lugar a dudas el de Vicente Fox, con el General Gerardo Clemente Ricardo Vega García, realizaron una mascarada de una persecución a la Delincuencia Organizada, pero la realidad superó a la ficción, quien no recuerda la famosa Fuga de Joaquín “el chapo” Guzmán Loera en el 2001, el encarcelamiento del General Brigadier Ricardo Martínez Perea, acusado y sentenciado por supuestos vínculos con el Narcotráfico teniendo como único respaldo de un anónimo, que puso a la Justicia Militar en entre dicho.

Este caso del General Ricardo Martínez Perea, se cuenta que la realidad fue porque afecto muchos intereses en la Frontera de Tamaulipas de Políticos y Militares con ligas con el Narcotráfico, en una entrevista el General Secretario Vega García con la esposa del General Martínez Perea señora Carmen Ledezma Escudero, palabras más palabras menos, le dijo que no tenía las pruebas de la culpabilidad de su esposo; después de esta entrevista el General fue sentenciado a 15 años de prisión.

Todos los que tenemos memoria de los movimientos del Crimen Organizado, sabemos que el ataque en este sexenio fue al Cártel del Golfo, favorito de los Gobiernos priistas; también es sabido, que el dinero sucio, pero blanqueado por la elite empresarial, contribuyo para la llegada de Vicente Fox, es por ello que la fuga del “Chapo” siempre se ha dicho fue para recolectar dinero para la llegada del expresidente Vicente Fox, y también sabemos que el consejero cercano de un Presidente es el Secretario de la Defensa Nacional.

El nefasto sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, “haiga sido como haiga sido”, desato un gran episodio de sangre en nuestro Territorio mexicano, los hechos sangrientos fueron de Frontera a Frontera un baño de sangre para los mexicanos, El General Guillermo Galván Galván, protagonizo hechos que bajo su administración fueron reprobables, escuchen en el 2008, se dice que la Tercera Compañía de Infantería encuadrada del Ejército, tenía un nombre secreto acorde a la misión que desempeñaba, en el Operativo Chihuahua, se le conocía como el “Pelotón de la Muerte”, ustedes se imaginaran porqué.

Este sexenio, es por demás decir, que nos dejó con la imagen, de que solo fue una tragicomedia de terror, lo mismo se encumbro un Secretario de Seguridad Genaro García Luna hoy preso en Norteamérica; en estos quehaceres de la Política de ese tiempo el Secretario de la Defensa, no podía decir que desconocía del actuar del Secretario de Seguridad, pero los puestos de Gobierno, parece que son complicidades de sus actos.

De igual manera, el General Secretario encarcelo a diversos Funcionarios Generales del Ejército con el fin de que siempre estuviera justificada la famosa “Guerra contra el Narcotráfico”, una probada de ello fue el General Rubén Pérez Ramírez, Tomás Ángeles Dauahare, Roberto Dawe González, Ricardo Escoria Vargas, el Teniente Coronel Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto y el mayor Iván Reyna Muñoz, de que colaboraban con el Cártel de los Beltrán Leyva.

Se plago de irregularidades en materia de Narcotráfico este sexenio, la caída del avión con el Secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, José Luis Santiago Vasconcelos, Arcadio Echeverría Lanz, Norma Angélica Díaz Aguiñaga, Julio Cesar Ramírez Dávalos. Gisely Edenise Carrillo Pereira. Álvaro Sánchez Jiménez y Martin de Jesús Oliva; ¿todas estás vidas fueron causa como se menciona hoy en día de venganzas del Narcotráfico, o de verdad accidente?

En el sexenio de Enrique Peña Nieto, el Secretario de la Defensa, es el hoy detenido General Salvador Cienfuegos Zepeda; quien será enjuiciado en la misma corte que lo fue Joaquín “el chapo” Guzmán Loera y actualmente se le enjuicia a Genaro García Luna.

Hablar en favor o en contra, de que, si fue una acción que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, o que es una acción con carácter electoral en el País vecino, son puras especulaciones; la verdad que para mí es innegable, es que el servicio que los Generales Secretarios, han jugado en el desarrollo del cáncer que carcome a México, y que es la Delincuencia Organizada, en cada etapa han tenido bajo su mando lo que aparenta colusión u omisión de la presencia del Narcotráfico en México.

Lo que nos deja en la reflexión, de que, en este Sexenio del Presidente Andrés Manuel López Obrador, ha terminado con la Policía Federal, convertida en Guardia Nacional y que las Divisiones, por ejemplo; Las Fuerzas Federales de Apoyo, Gendarmería, quienes cuentan con entrenamiento en reacción inmediata, combate al narco y, uso de armamento de alto poder, serán encuadrados en el Servicio de Protección Federal, son muy lamentables noticas.

Es también lamentable, los elementos que estaban aún de la extinta Policía de Caminos, encuadrados en la Guardia Nacional, y que serán desplazados con el mismo destino.

La pregunta obligada para concluir, es ¿La Seguridad de los Mexicanos debe depender del Ejército o, definitivo no hay de otra ¿

“Las ruedas de la Justicia giran lentamente, pero giran bien”. (Sun Tzu)

 

 

 

 

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06