Ratas hambrientas se tornan agresivas y caníbales

Cuando los restaurantes y comercios cerraron por la emergencia sanitaria del Covid-19, las ratas perdieron su principal suministro de alimento: los desperdicios de comida.

Desde entonces, incrementaron su actividad en busca de nuevas fuentes de alimentación y también se volvieron más agresivas, advierten los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Algunas ratas de basureros incluso se volvieron caníbales, pues se han observado a adultos comer crías.

Steve Belmain, profesor de Ecología del Instituto de Recursos Naturales del Reino Unido (NRI, por sus siglas en inglés), explica que el canibalismo es común entre los mamíferos en situaciones extremas.

“Las madres se comerán a sus pequeños con la esperanza de un día poderse reproducir otra vez. Si no hay suficiente comida para cuidarse ella misma, no se matará cuidándolos a ellos”, detalla.

Desde 1968, el científico Bill Lane-Petter observó que la malnutrición en los roedores puede conducirlos a una “perversión” en las madres.

“Esto (la malnutrición) la lleva a ella, así como a otros adultos u animales en crecimiento en una jaula, a devorar cadáveres e incluso atacar y matar a los jóvenes para comérselos”, señaló.

Además, el canibalismo puede convertirse en un vicio entre estos animales.

“En los ratones, comer bigotes no es poco común. Pueden pasar a masticar orejas o dedos de los pies y de ahí al canibalismo total”, indicó.

Si bien el número de ratas ha disminuido como consecuencia del confinamiento, Belmain prevé que la población se recupere rápido, ya que pueden reproducirse tan pronto como nacen.

“La población ha caído en los últimos meses, pero tan pronto como los restaurantes reabran, pienso que encontrarán sus viejos hábitats otra vez. Volverán a la normalidad probablemente antes que nosotros”.

Advierten actividad en casas Las casas ahora ofrecen la fuente de alimento más atractiva para las ratas, en especial las que cuentan con jardines, indica Rentokil, una compañía especializada en el control de plagas.

Paul Bates de Cleankill, una empresa del mismo rubro del Reino Unido, comenta que sus llamadas para atender plagas de ratas han aumentado 20 por ciento con respecto al 2019.

“Hemos notado más actividad cerca de los botes de composta, ya que las personas durante el confinamiento han compostado mucho más”, cuenta.

Según Bates, las ratas también son más atrevidas en sus intentos por entrar a las casas, por lo que comenzaron a competir con los ratones, los huéspedes más comunes en los hogares.

Las ratas ahora se arrastran por los desagües, pueden roer las tuberías de plástico y nadar en los inodoros, detalla.

Myke Flynn, director de Alpha Pest Control, señala que los gatos han atrapado más ratas desde que inició el confinamiento, pero los felinos no siempre son de gran ayuda, pues disfrutan perseguir y jugar con sus presas.

Además, podrían traer a un roedor herido al interior de los hogares, donde se pueden recuperar de sus daños no letales y disfrutar de una nueva casa.

Paul Gowland, experto en control de plagas de Cobra North East, advierte que las ratas no son los únicos roedores que pueden causar problemas. Las ardillas también son capaces de morder cables, contaminar cuerpos de agua y de practicar el canibalismo.

“Las ratas sólo son ardillas con cola calva. Uno (las ardillas) obtiene todas las cosas buenas, y el otro (las ratas) está villanizado”, considera.

Con información de The Guardian

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06