Silencio enmarca al grito

El tradicional grito del 15 de septiembre se vio enmarcado este año por el silencio, en un homenaje que el presidente López Obrador ofreció desde Palacio Nacional por las víctimas de la pandemia de Covid-19.

 El tradicional grito desde Palacio Nacional por la independencia de México estuvo enmarcado este año
por el silencio. Tanto por una plancha desierta como por el homenaje que rindió el presidente López Obrador a las víctimas de la pandemia antes de salir al balcón para hondear la bandera mexicana y lanzar 20 vivas.

La ceremonia arrancó con un toque de silencio, el cual fue total pues debido a las medidas sanitarias este año la plancha del Zócalo capitalino estuvo restringida para la población. En cambio, lució adornada con luces que conformaron la silueta de la República mexicana y una antorcha gigante, representando la esperanza.

En ese silencio inusual para esta ceremonia, el presidente caminó por los pasillos de Palacio Nacional acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez, para recibir el Lábaro Patrio de la Escolta de Bandera del Heroico Colegio Militar.

A las 23:00 horas en punto el presidente salió al bacón para hondear la bandera. Afuera de Palacio se encontraban miembros del Ejército Mexicano, quienes respondieron a los 20 “vivas” del presidente en los que primero rememoró a los personajes principales de este hecho histórico, pero también recordó a los pueblos indígenas, al “heroico pueblo de México”.

En sus “vivas” también incluyó a la justicia, la democracia, la soberanía, la fraternidad universal, el amor al prójimo y la esperanza en el porvenir.

Los juegos pirotécnicos fueron disfrutados desde los balcones de Palacio Nacional por algunos de los invitados del mandatario: la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo.

 

 

Comentarios

Contacto

Información y Ventas
ADAN J.MORALES M.
Tel. 22 11 65 73 06